Mursi modifica el acta que blinda sus poderes, pero no logra acallar las protestas de la oposición

|

Las fuerzas políticas reunidas en el diálogo nacional convocado por el presidente egipcio, Mohamed Mursi, decidieron ayer formar una comisión para modificar la controvertida acta constitucional que blinda sus poderes.

Este anuncio lo hizo el primer ministro egipcio, Hisham Qandil, en una entrevista con la televisión privada Al Mehuar, en la que afirmó que la comisión tratará “los asuntos que preocupan a algunas partes”.

Los islamistas se niegan a retrasar el referéndum sobre
la Carta Magna

Qandil agregó que posiblemente se emitirá una nueva acta constitucional para acabar con la actual crisis política de Egipto, escenario de protestas y enfrentamientos entre partidarios y detractores de Mursi.

Mientras, la oposición laica de Egipto condicionó el diálogo con el presidente, Mohamed Mursi, a que se cancele la declaración constitucional y la convocatoria del referéndum sobre la nueva Carta Magna, al tiempo que convocó nuevas protestas.

El dirigente del Frente de Salvación Nacional (FSN) Mohamed Abulgar dijo que su coalición está dispuesta a “un dialogo serio y positivo, no bajo amenazas” e instó a todos los jóvenes egipcios a manifestarse pacíficamente.

Abulgar, que es también presidente del Partido Socialdemócrata, instó también a que se detenga el plebiscito constitucional, previsto para el día 15, hasta que haya un amplio consenso nacional sobre la Carta Magna.

El nuevo proyecto constitucional, según este político, “confisca las libertades y carece de las mínimas garantías para las clases desfavorecidas”.

Por su parte, la Coalición Islamista de Egipto rechazó cualquier retraso en el referéndum sobre la nueva Constitución y advirtió sobre “los intentos de derrocar al presidente, (Mohamed Mursi), elegido democráticamente, y al Gobierno legítimo”.

En un comunicado, esta plataforma subrayó que el plebiscito tiene que celebrarse en su fecha, el próximo 15 de diciembre, “sin modificación ni retraso”, porque la consulta popular es “un paso en el camino hacia la estabilidad y la construcción de las instituciones del Estado”.

 

Mursi modifica el acta que blinda sus poderes, pero no logra acallar las protestas de la oposición