Llega a nado a una playa de Ceuta el primer subsahariano tras la avalancha

GRA269. CEUTA, 06/02/2014.- Vista del lugar donde al menos siete inmigrantes subsaharianos han muerto hoy por aplastamiento y ahogamiento en el asalto masivo a la frontera de Ceuta, el más trágico desde que se producen estas avalanchas, y qu
|

Un inmigrante subsahariano llegó ayer a nado hasta una playa de Ceuta y se ha convertido en el primero que accede a la ciudad ilegalmente por este método después de la avalancha del pasado jueves.
El inmigrante evitó los controles fronterizos hasta llegar a nado a la playa de Juan XXIII, en aguas de la bahía sur de la ciudad, informaron los Servicios de Emergencia.
A pesar de las malas condiciones meteorológicas, con vientos fuertes de poniente, el inmigrante bordeó la costa con un flotador y alcanzó la orilla durante la madrugada.
El inmigrante se encontraba en un buen estado de salud, por lo que no fue necesaria la intervención de la Cruz Roja Española. La Guardia Civil lo recogió en la orilla y lo trasladará al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).
La llegada de este inmigrante supone la primera que se produce desde que el jueves unos 250 inmigrantes subsaharianos protagonizaran un asalto masivo al vallado fronterizo que se saldó con al menos diez muertos.
La Guardia Civil y la Policía Nacional de Ceuta permanecían ayer en situación de alerta tras detectarse nuevos acercamientos al vallado fronterizo de inmigrantes subsaharianos.
Los inmigrantes subsaharianos que permanecen escondidos en los bosques de Beliones, próximos a la frontera, protagonizaron al menos dos acercamientos al vallado.
Los inmigrantes, en una cifra superior al centenar, no se acercaron a la valla ni intentaron un asalto masivo como el protagonizado el pasado jueves, aunque sí se advirtió su presencia.
Los agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad de España mantienen una vigilancia especial en la frontera, donde están en situación de alerta en previsión de nuevas avalanchas.
La aduana del Tarajal que separa Ceuta de Marruecos registró ayer un movimiento inferior de personas al que se produce de lunes a jueves, con el paso diario de más de 20.000 marroquíes.
Mientras, la autopsia practicada ayer al inmigrante subsahariano que fue encontrado el sábado en una playa de Ceuta reveló que murió ahogado.
De este modo, la autopsia determinó que el joven, de entre 20 y 30 años, falleció por asfixia por inmersión.
El estudio no encontró ningún signo de lesión ni de otro tipo, por lo que reveló que el inmigrante murió ahogado en la avalancha formada junto a la frontera de Ceuta.
El cuerpo permanecía desde el sábado en el tanatorio municipal después de haber sido localizado por la Guardia Civil cerca de la orilla.
El cadáver apareció en la costa española arrastrado por las fuertes corrientes en la zona, según los datos de la Guardia Civil.
Por otro lado, el presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas (PP), lamentó el sábado la muerte de los inmigrantes subsaharianos que fallecieron el jueves “buscando un mundo mejor”.
El presidente ceutí recordó que a Ceuta y a Algeciras “les une la condición de ser puertas de dos continentes, una circunstancia que se convierte en cualidad para convivir, compartir, acoger y vivir de una manera especial”.
En este sentido, Juan Jesús Vivas destacó la necesidad de “ser sensible con el drama humano que significa la pérdida de vidas de aquellas personas que se arriesgan por encontrar un mundo mejor”.
“Para todos ellos –comentó–, para estas criaturas que han fallecido tan cerca de aquí, nuestro recuerdo emocionado, nuestro dolor y nuestra solidaridad”.

Llega a nado a una playa de Ceuta el primer subsahariano tras la avalancha