Cafés Siboney celebra su 50 aniversario con un homenaje a clientes y productores

|

Cafés Siboney celebró anoche su 50 aniversario con una gran fiesta en la que los responsables de la empresa, Jorge y Nacho Gómez, pertenecientes a la tercera  generación, quisieron tener un recuerdo muy especial para quienes les han permitido llegar hasta aquí: productores y clientes. Al evento, que tuvo lugar en ExpoCoruña, estaban invitados amigos y, sobre todo, hosteleros y restauradores que compran los cafés que tuestan en Siboney desde 1965. 
Tras un cóctel de bienvenida –amenizado por la cantante cubana Diana Tarín en un guiño a los inicios del abuelo Cesáreo–, Nacho Gómez, responsable de Marketing y Relaciones Públicas, fue el encargado de hacer un recorrido por la historia de la compañía. Tras aplaudir la presencia de los hosteleros presentes, que son quienes aprecian su “esfuerzo” y la “calidad” de sus cafés, tuvo un recuerdo emocionado “para los que ya no están”, su padre y su abuelo, ambos de nombre Cesáreo: “Sin ellos, no hubiéramos sido nada”. En el listado de agradecimientos, citó también a la familia Siboney, tanto la de sangre como el medio centenar de personas que trabajan en la empresa, y aludió a los productores que, mediante una grabación de vídeo, felicitaron el cumpleaños a los coruñeses desde lugares tan remotos como Etiopía, Brasil o Colombia. Antes de que actuaran las estrellas de la noche, el Combo Dominicano, se demostró que hay cantera al subir al escenario a dos de los cuatro niños que formarán el día de mañana la cuarta generación Siboney. 

Historia
La historia de esta empresa coruñesa comienza en Cuba en los años 40, donde Cesáreo Gómez vivió y conoció el café de primera mano, descubriendo los diferentes procesos para transformarlo. De vuelta a Galicia, se estableció en A Coruña, donde en 1965 decide plasmar todos los conocimientos adquiridos y, junto a su hijo Cesáreo, funda Cafés Siboney, en un nombre que remite a los indios que habitaban Cuba cuando llegaron los primeros colonos españoles. Trabajaban en una tienda de la calle Cordelería, usando una pequeña tostadora italiana de 6 kilos. 
En 1976, trasladaron el proceso de tueste a un bajo de la calle Santo Tomás, donde ya tenían una máquina de 60 kilos. Finalmente, en 1983 se trasladaron a la actual localización en el polígono de A Grela, donde tuestan sus cafés en dos máquinas, de 60 y 120 kilos. La tercera generación de la familia inaugura su Aula de Formación para profesionales en 2002 y un año después se trasladan de Cordelería a Rúa Nueva, donde fundan su boutique, con degustación y venta de diferentes variedades de café. A mediados de 2013, inauguran su segundo coffeeshop, este en la calle Ferrol.

Cafés Siboney celebra su 50 aniversario con un homenaje a clientes y productores