Mas confía que el nuevo Govern “revertirá” la demanda por el 9-N

Artur Mas llega a una pontencia sobre Cataluña | aec
|

El expresidente de la Generalitat Artur Mas afirmó ayer que está convencido de que cuando se forme un nuevo Govern en Cataluña la demanda de la Generalitat presentada este viernes ante el Tribunal de Cuentas por el 9-N se “revertirá”.
En declaraciones a Catalunya Rádio, el expresident aseguró que el procedimiento del Tribunal de Cuentas contra él, la exvicepresidenta Joana Ortega y los exconsellers Francesc Homs e Irene Rigau por los 5,2 millones de la consulta del 9-N pretende destruirlos individualmente con “reclamaciones absolutamente millonarias”, dijo.
“Hemos tenido que ceder nuestros pisos como fianza”, indicó el expresidente después de recordar que ya fueron juzgados y condenados a inhabilitación y multas por el 9-N, pero que fueron absueltos de malversación.

Instrucciones de Hacienda
Declaró que la reclamación de la Generalitat es consecuencia de la aplicación del artículo 155 de la Constitución y que los funcionarios “han recibido instrucciones escritas del Ministerio de Hacienda para que actuasen de esta manera y cambiasen su criterio”.
Mas añadió que “la poca buena imagen que aún podía tener para algunos sectores de la población catalana este Estado español también se está desgastando” pero evitó considerarlo una victoria porque, en sus palabras, esto es una batalla dura y larga.
Por su parte, el presidente del grupo del PDeCAT en el Ayuntamiento de Barcelona y exalcalde de la capital catalana, Xavier Trias, se mostró convencido, de que “el 22 de mayo habrá Govern” y que será Carles Puigdemont quien decida quién será el nuevo president.
Trias considera que “es importante entender que quien ha de liderar para salir de esta situación es Carles Puigdemont, que es el president y la persona que ayer estaría investida presidente si todo fuera normal”.

Muchos problemas
El dirigente demócrata comenta que hay que dejar a Puigdemont que “haga y dirija la operación de hacer gobierno” y “lleve la puesta en escena”, y advierte que el nuevo ejecutivo “tendrá muchos problemas porque nacerá con la presión del Gobierno”.
El último representante de la antigua Convergéncia recuerda que en las elecciones del 22 de diciembre el Gobierno no consiguió la derrota de las fuerzas independentistas y que es por ello que continúa echando “un pulso” al soberanismo para no dejarle hacer el gobierno que desea y demostrar que “mandan lo suficiente para que el presidente sea quien ellos creen que puede ser presidente”.

Puesta en escena fuerte
Por eso, ve necesaria una “puesta en escena fuerte” en la que “ha de quedar claro en qué condiciones se forma este gobierno” y que el Govern que se haga lo sea “porque quiere el señor Puigdemont”.
Trias también considera imprescindible a Carles Puigdemont para buscar “vías de concordia” que lleven a solucionar la situación de crisis en Cataluña, lo que reconoce que es “difícil”.
“Creo que todo pasa por el mando de Carles Puigdemont”, sostiene el septuagenario político catalán, que coincidiendo con la Diada de Sant Jordi publica el libro “Tot el que no es volia dir” (Todo lo que no se quería decir), en el que quiere explicar cómo vivió la transformación del país en sus cuarenta años de actividad política en Cataluña y en Madrid.
“Unas memorias no las haré nunca”, confiesa Trias, que tiene fama de persona reservada y precisa que con este libro solo quiere “explicar qué ha pasado para que una persona a la que si hace treinta años le hubieran preguntado si era independentista hubiera dicho no, sin dudarlo, y a partir de ahora siempre votará sí y además trabajará para conseguirlo”.
En su libro asegura que durante décadas las denominadas “estructuras de Estado” hicieron “muchas cosas con la voluntad clara de que Cataluña fuese dependiente”, hasta llegar a la aplicación del artículo 155.

Mas confía que el nuevo Govern “revertirá” la demanda por el 9-N