Las comunidades exprimen las medidas para frenar al virus, que dispara su incidencia

El personal sanitario de las UCI del Hospital Universitario de Bellvitge atienden a un paciente con Covid-19 | efe
|

La incidencia acumulada del Covid-19 se disparó ayer hasta alcanzar los 828,57 casos por cada 100.000 habitantes, en una fase dura en la que las comunidades exprimen sus posibilidades para reducir contactos y movilidad con el fin de contener la pandemia, que se acerca a los 2,5 millones de casos en el país. 

Según el Ministerio de Sanidad, en las últimas 24 horas las comunidades han notificado 42.885 nuevos positivos y la presión hospitalaria continúa al alza, ya que el 21,63 por ciento de las camas disponibles está ocupado por enfermos del Covid-19, con 920 nuevos ingresos. 

La incidencia acumulada a catorce días no para de crecer y si a principios de semana se situaba en 689,27, en estos cinco días ha subido 139,30 puntos, hasta sobrepasar la barrera de los 800 casos, cuando, además, este indicador al comienzo de la navidad se situaba en 253,74. 

Son ocho las comunidades que superan la media nacional de incidencia, con Extremadura a la cabeza, con 1.448,52, a la que sigue Murcia (1.331); Comunidad Valenciana (1.245); La Rioja (1.208); Castilla y León (1.215); Castilla-La Mancha (1.158), Madrid (904) y Melilla (857,93). 

Las UCI ya están ocupadas al 37,61%  y se contabilizaron 400 fallecidos desde el jueves, de los que 1.411 se notificaron en los últimos siete días. Así, los muertos en España desde que irrumpió el Covid-19 suman 55.441. 

Sanidad, además, notificó 2.279 brotes nuevos desde el pasado viernes que han generado 16.352 positivos, de los que un 44% (7.303 infecciones) tuvieron lugar en el ámbito social y en el contexto de reuniones de familiares y amigos en domicilios. 

Madrid restringe la hostelería
Ante esta situación, las comunidades continúan endureciendo sus herramientas para frenar al virus. 

La última en anunciar más restricciones fue la Comunidad de Madrid que ha decidido adelantar a partir del lunes el toque de queda a las 22.00 horas y el cierre de la hostelería y establecimientos no esenciales de las a las 21.00 horas, al tiempo que ha prohibido las reuniones de no convivientes en domicilios. 

Entre otras medidas del gobierno madrileño, que se prolongarán hasta el 8 de febrero, se encuentra también la de limitar a un máximo de cuatro personas las mesas en hostelería y restauración, tanto en el interior, que siguen abiertos, como en las terrazas de los locales. 

El consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, reconoció que “la situación está cambiando”, con lo que hay que modificar “las reglas de juego” y pidió a los madrileños que se muevan lo “absolutamente imprescindible” por “prudencia y responsabilidad”, mientras a las empresas las animó a promover el teletrabajo. 

Euskadi, por su parte, volverá a confinar todos sus municipios desde el próximo lunes y reducirá los encuentros sociales a un máximo de cuatro personas, dos menos que las permitidas hasta el momento. 

Euskadi cierra los municipios
Los ciudadanos vascos no podrán entrar ni salir del municipio de residencia, salvo para las actividades permitidas como acudir al puesto de trabajo. Actualmente están confinadas las localidades con una incidencia superior a los 500 casos por cada 100.000 habitantes en catorce días, restricción que se extiende a todos los municipios a partir de este próximo lunes.

Las nuevas medidas también afectan a los encuentros sociales, que se limitan a un máximo de cuatro personas, salvo convivientes, en lugar de las seis decretadas hasta el momento. 

No se adelantará, sin embargo, el cierre de los establecimientos y el cese de actividades a las 19.00, una de las propuestas que ha estado sobre la mesa.

Por su parte, Baleares decidió cerrar la isla de Ibiza de forma perimetral hasta finales de enero. De esta manera, las islas Pitiusas quedarán aisladas de forma perimetral, ya que el cierre de Formentera se decretó el pasado sábado, y solo se permitirá la entrada y salida de las islas por motivos “esenciales” como puede ser los desplazamientos por obligación profesional, asistencia a centros educativos, el retorno a la residencia habitual o la asistencia a personas mayores, menores o vulnerables, entre otros. 

 Por último, la Generalitat Valenciana publicará de forma “inminente” el decreto que limita las reuniones a unidades de convivientes se publicará de forma “inminente”. 

El decreto incluirá excepciones como los casos de crianza y cuidados de familiares o enfermos o cuando una personas mayor que viva sola se una a una unidad de convivientes.

Las comunidades exprimen las medidas para frenar al virus, que dispara su incidencia