La madre de los niños asesinados en Tenerife dice que los mató su pareja

La acusada del asesinato de sus hijos, conversa con su abogada, Cristina Llanos (d), durante la segunda jornada del juicio que se celebra en Santa Cruz de Tenerife por los hechos ocurridos en diciembre de 2011 en el barrio de Vistabella de Santa Cruz de T
|

Sonia, la mujer acusada de asesinar a sus dos hijos en 2013 en la capital tinerfeña, ha asegurado hoy en la segunda jornada del juicio por ese crimen que la muerte de Tindaya y Joseba fue obra de Jesús, su pareja y padre del segundo de los menores.

Durante el juicio, y en respuesta al jurado, Sonia ha dicho que sus hijos donde mejor están es en el cielo y ha añadido que en algún momento pensó que estaban mejor muertos que vivos, pero ha insistido en que el 9 de diciembre de 2013 ella no asfixió a los niños, de once y cinco años, en su domicilio del barrio de Vistabella.

Los acusados del asesinato se conocieron cuando estaban internados en el área de salud mental del Hospital Universitario de La Candelaria y cuando recibieron el alta decidieron vivir juntos.

El 8 de diciembre de 2013 Sonia y los niños celebraron el cumpleaños de Tindaya junto a la abuela, y luego se fueron al cine, por lo que llegaron tarde a casa, donde, según la acusada, su compañero le entregó una carta en la que se juraban estar siempre juntos.

Según su versión, fue su pareja quien asfixió a los menores, y ha manifestado que oyó cómo Tindaya decía "Jesús, por favor, no me hagas esto".

También ha declarado que él le mandó cerrar en ese momento la puerta de la habitación en la que estaba con la niña y le pidió que llevase allí al niño, al cual cargó sobre su espalda "como un saco de papas" porque no tenía fuerza.

Durante cuatro días, los adultos estuvieron en la vivienda con los cadáveres de los niños y los rociaron con colonia y zotal.

Sonia ha afirmado hoy que durante esos días ni comió ni bebió y estuvo "flotando" después de haber tomado unas pastillas que no sabe para qué eran, y ha reiterado que desde que se habían muerto los niños ella también estaba muerta.

Además de reconocer que sigue queriendo mucho a Jesús, ha explicado que se había declarado autora de los asesinatos, pero que cambió su testimonio hace unos tres meses cuando una amiga le pidió que dijese todo.

Los cadáveres fueron descubiertos cuando el hermano de la acusada forzó una ventana, tras ser alertado de la anómala situación por otra hermana, quien ha reconocido que Sonia es una persona muy influenciable, pero incapaz de matar a sus hijos.

La madre de los niños asesinados en Tenerife dice que los mató su pareja