Unos desconocidos intentaron incendiar la iglesia de Buño

|

 Ayer se conoció que en la noche del pasado día 5, víspera de la festividad de Reyes, personas desconocidas intentaron quemar la iglesia de Buño. El hecho no trascendió hasta ahora para no interferir en las investigaciones policiales después de que el cura de la parroquia decidiera denunciar lo sucedido ante la Guardia Civil.

Según informaron dirigentes de la asociación de vecinos Pobo Alfareiro los hechos ocurrieron en la noche del 5 al 6 de enero y fueron descubiertos a primeras horas de la mañana por un grupo de personas que había acudido a preparar la iglesia para la misa de día de Reyes.

El autor o autores procedieron a rociar la puerta de entrada con gasolina, así como los bancos traseros y seguidamente le prendieron fuego. Si la tentativa de los pirómanos no provocó finalmente más daños fue gracias a que en la entrada del templo hay una reja de hierro que impide el paso, con lo que a los responsables del acto vandálico no les quedó más remedio que arrojar el material inflamable desde fuera.

Las consecuencias se tradujeron en daños de importancia en la puerta de entrada y en dos bancos, con lo que no quedará más remedio que acabar sustituyendo dichos elementos de madera. Pero es que, además, el interior del templo resultó seriamente afectado por el humo. El recurso a una empresa de limpieza y la colaboración de un grupo de vecinos permitió volver a adecentar mínimamente el templo, en el que se suspendieron provisionalmente los actos religiosos hasta completar unas tareas de limpieza que se prolongaron durante seis días.

La presidenta del colectivo vecinal, Dolores Pombo Casal, considera muy graves los hechos sucedidos y espera que las pesquisas policiales den resultado lo antes posible. “La Guardia Civil es la encargada de dar con la identidad del autor de los hechos y, por lo que parece, de elaborar el correspondiente informe y notificar lo sucedido a la Dirección Xeral de Patrimonio, por lo que esperamos que unos y otros se muevan y el que lo hizo pague cuanto años los daños ocasionados, porque sería la una de las maneras de evitar que lo vuelva a intentar”, dice la presidenta de Pobo Alfereiro.

La dirigente vecinal asegura que todo el pueblo está indignado con lo que ocurrió, y que incluso muchos jóvenes que no suelen acudir a misa condenan abiertamente los hechos. “Ahora no se obliga a nadie a ir a misa y todos son libres de decidir libremente si quieren hacerlo o no, pero lo que no es comprensible es que a alguien se le ocurra intentar quemar un templo que no hace daño a nadie”, dice.

Lo más rocambolesco de todo esto, según informa la propia Dolores Pombo, es que hay un vecino que “anda presumiendo de que fue él quien lo hizo y de que tuvo que escapar a toda prisa porque al incendiarse la gasolina las llamas estuvieron a punto de alcanzarle”. El argumento esgrimido por el supuesto, atendiendo a la versión de la presidenta de Pobo Alfareiro, ería que “el Gobierno y la Iglesia son los responsables de la crisis que estamos padeciendo”. Pombo Casal espera que la Guardia Civil haga su trabajo y compruebe la veracidad de esta autoinculpación para devolver la tranquilidad al pueblo. En cualquier caso, apunta, “son manifestaciones fuera de lugar y muy poco afortunadas, máxime por el gran trabajo de ayuda a la gente necesitada que están haciendo, a través de Cáritas, las parroquias de Buño, Cambre y Leiloio. Además, en la casa de quien dice eso tampoco hay crisis alguna”.

La entidad vecinal ha puesto los hechos en conocimiento del Concello de Malpica para asegurarse de que lo sucedido llegue también a los responsables de Patrimonio. Por último, Pombo Casal quiere expresar su agradecimiento a los contados vecinos que ayudaron a limpiar el templo y lamenta que no hubiese más colaboración.

Unos desconocidos intentaron incendiar la iglesia de Buño