Doscientas personas siguen apoyando a la anciana amenazada por desahucio

Aurelia Rey, la anciana de 85 años que con la ayuda del colectivo Stop Desahucios logró paralizar el lunes la orden de desahucio que pesaba sobre ella, ayer en su casa, situada en el noveno piso del número 9 de la calle Padre Feij&oac
|

Unas doscientas personas siguen apoyando a Aurelia Rey, la mujer de 85 años con una orden de desahucio por retrasarse varios meses en el pago del alquiler de un inmueble en el centro de A Coruña

Miembros de la plataforma "Stop Desahucios" y otros colectivos siguen concentrados frente a la vivienda para evitar un posible desahucio.

La mujer rechazó ayer las viviendas sociales que le ofrece la Xunta, al entender que supone un desarraigo del barrio en el que lleva residiendo 30 años.

Tras la mediación del Valedor do Pobo, la Xunta, a través del Instituto Galego de Vivenda e Solo, propuso a la octogenaria dos alojamientos sociales, uno en el barrio de Eirís y otro en Novo Mesoiro, que ha rechazado, ha confirmado a Efe su abogado, Antonio Vázquez.

El colectivo Stop Desahucios ampara la reivindicación de Aurelia y permanecerá en las inmediaciones del inmueble hasta que exista una anuncio oficial de paralización del desahucio.

En principio, ha precisado Vázquez, el desahucio no se producirá esta semana, un margen que empleará para negociar con la administración autonómica, a la que solicitarán una vivienda social en una zona próxima a la actual residencia de la octogenaria.

El caso ha causado gran revuelo social y por tercer día consecutivo alrededor de doscientas personas se han concentrado en las inmediaciones de la vivienda, ubicada en la calle Padre Feijóo, en el centro de A Coruña, para evitar el desalojo de la anciana.

El desahucio estaba previsto para el lunes pero la presión ciudadana impidió que se ejecutase por dos veces, pese al fuerte despliegue policial que en el segundo de los intentos derivó en zarandeos y empujones a los concentrados.

Aurelia Rey paga 126 euros mensuales de alquiler, con unos ingresos de 356 euros.

En 1999 pagó con retraso una de las mensualidades, una situación que volvió a repetirse en marzo de 2011, lo que motivó la apertura del proceso judicial de desahucio por impago.

El colectivo 'Stop Desahucios' inició una campaña de movilización que ha logrado paralizar, al menos temporalmente, el desahucio.

Doscientas personas siguen apoyando a la anciana amenazada por desahucio