La banda juvenil desmantelada en Vigo “emulaba” el proceder de grupos latinos violentos

El Ideal Gallego-2016-02-06-023-b3679cbf
|

El juzgado de instrucción número 5 de Vigo decretó ayer la puesta en libertad de H.L.S.M., de 20 años de edad y de Brasil, y de N.J.R.C., de 18 años y de Bolivia, presuntos cabecillas de la banda juvenil violenta desmantelada por la Guardia Civil en la ciudad olívica.
Así lo confirmaron fuentes judiciales, que informaron de que el juzgado les ha impuesto una orden de alejamiento del lugar donde solían actuar, en las inmediaciones de la discoteca Ramallosa 2000 de Nigrán (Pontevedra). Se les investiga por un supuesto delito de pertenencia a grupo criminal.
En el marco de este operativo fueron detenidos 12 jóvenes, tres ellos menores de edad, y el resto de entre 18 y 25 años de edad. Todos los detenidos, salvo los dos líderes, que pasaron ayer por el juzgado, fueron puestos en libertad con cargos tras su paso por sede policial, a la espera de que sean requeridos por la jueza.
La Guardia Civil atribuye a esta banda juvenil, que se hacían llamar “Los Chukis”, casi un centenar de incidentes (agresiones físicas y verbales, peleas, riñas tumultuarias...) y cree que actuaba “con la única finalidad de sembrar el miedo” y hacerse “respetar” ante otros jóvenes. “Su objetivo no era otro que imponer su ley”, señalaron.
La banda juvenil violenta trataba de “emular en su comportamiento delictivo a las bandas latinas”, y se identificaban con simbología, tatuajes y vestimenta propios, según explicó la Guardia Civil.
La investigación de la Guardia Civil fue “intensiva” durante los últimos “cuatro o cinco” meses y ha incluido la “monitorización” de la actividad de Los Chukis por redes sociales y mensajes a teléfonos móviles para hacer estas “quedadas”. Los agentes comprobaron que estos jóvenes salían de casa “desmadrados” y cometían numerosos actos violentos.
La Benemérita también informó de que, en relación con las actuaciones delictivas de la banda de “Los Chukis”, se tramitaron once atestados por lesiones, robos con violencia, hurtos, desobediencia, riña tumultuaria, etc. También se tramitaron 70 denuncias administrativas por alteración del orden público y consumo de estupefacientes, entre otros. n

La banda juvenil desmantelada en Vigo “emulaba” el proceder de grupos latinos violentos