Bruselas está dispuesta a negociar en 2021 ante las dificultades en pesca

Michel Barnier llega a la Comisión Europea para informar sobre el acuerdo del Brexit | OLIVIER HOSLET (efe)
|

La Unión Europea está dispuesta a seguir negociando la relación tras el Brexit con el Reino Unido hasta el final de 2020 e incluso más allá, durante 2021, a pesar de que si no se logra un acuerdo antes de fin de año Londres y Bruselas comenzarían a comerciar desde enero con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Sin embargo, las dos partes siguen apurando los plazos para cerrar un pacto, sobre todo, por sus diferencias en la cuestión clave de la pesca.

Ayer durante una reunión con los embajadores de los Veintisiete para abordar el estado de las conversaciones, el negociador comunitario, Michel Barnier, recalcó que la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, no quiere que la UE deje la mesa de negociación.

En ese sentido, Barnier trasladó a los diplomáticos que Bruselas está dispuesta a seguir conversando con el equipo británico hasta el final de 2020 e incluso más allá, indicaron fuentes comunitarias.

Así, comunicó que el Reino Unido entendió que los Veintisiete no se van a dejar presionar por el tiempo.

El próximo 1 de enero la legislación comunitaria habrá dejado de aplicarse en territorio británico y el Reino Unido se habrá convertido de manera definitiva en un país tercero.  Para evitar un escenario sin acuerdo a principios de 2021, deberían cerrar el pacto antes de fin de año.

El Parlamento Europeo ya da por imposible ratificar un posible acuerdo este mes, por lo que, si finalmente se logra el consenso en 2020, el texto se podría aplicar de manera provisional en los primeros días de 2021, hasta que la Eurocámara otorgue su consentimiento.

Si Londres y Bruselas no pactan un texto antes del 1 de enero, las negociaciones podrían continuar en el nuevo año, como planteó Barnier, pero hasta que alcanzaran un acuerdo los intercambios comerciales entre las dos partes se regirían por las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), menos ventajosas.

En la actualidad, el principal punto pendiente de las negociaciones es la pesca y Barnier calificó de “inaceptable” la última propuesta británica para resolver esa cuestión.

 

Seis años de transición

El pasado fin de semana, la Unión Europea planteó reducir un 25 % las cuotas pesqueras de la flota comunitaria en las aguas británicas tras una transición de seis años.

El Reino Unido resondió con otra propuesta que defiende recortar las cuotas pesqueras un 35 % sin tener en cuenta las especies pelágicas (aquellas que nadan cerca de la superficie) y hasta un 60 % si se incluyen esas especies tras una transición de tres años.

Mientras tanto, la flota española y de la UE prefiere que no haya acuerdo antes que un pacto con el Reino Unido que sea negativo para este sector, según declaró ayer el secretario general de la patronal de armadores Cepesca, Javier Garat.

Bruselas está dispuesta a negociar en 2021 ante las dificultades en pesca