Galicia cuenta con el tramo de carretera más peligroso de la red viaria de España

GRAF2589. O PÁRAMO (LUGO), 09/10/2018.- Dos fallecidos y un herido muy grave en el accidente de circulación ocurrido esta noche entre dos turismos en el corredor que une Lugo con Monforte, a la altura del municipio de O Páramo. EFE/El
|

Galicia es la cuarta comunidad con más carreteras consideradas de riesgo elevado, con el 14,86%, según el XVI estudio EuroRAP. Además, cuenta con el tramo más peligroso de la red de carreteras estatal: los ocho primeros kilómetros de la N-642, en Lugo.


Un dato al que reaccionó de inmediato el alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez, que espera que esta consideración sirva al menos para que el Ministerio de Fomento “se ponga las pilas” y se decida a arreglarla para mejorar la seguridad de esta N-642. de hecho, el mandatario precisó a la prensa que el trazado no se toca desde “tiempos inmemoriales”, de modo que Fomento no ha actuado para mejorar “el ángulo de alguna curva” o el “peralte” de alguna otra
Así, de 2.119,7 kilómetros analizados en Galicia por el estudio, que elabora el Real Automóvil Club de España (RACE), son considerados de riesgo elevado 314,9.


Por provincias, los tramos de riesgo en 2018 según RACE en la comunidad gallega son siete en la de Lugo: uno en la N-642, desde el cruce con la N-640 hasta el cruce con la N-634 en Ribadeo; dos en la N-640, del  casco urbano de Monterroso a la LP de Lugo a Pontevedra y del cruce con la N-540 al final de la zona urbana de Monterroso; otro en la N-540, del principio de la zona urbana de A Barrela al cruce con la N-525 en Cambeo; otro en la N-640, del principio de Pontenova al principio de Meira, y otros dos en la N-120, del principio con el enlace de Quiroga al principio del enlace de A Pobra do Brollón y del enlace de Seguín al enlace de Penalva.

En A Coruña son cuatro los tramos de riesgo identificados: en la N-634 (de la LP de Lugo a A Coruña al principio de la zona urbana de Sesmonde), en la N-547 (principio de la zona urbana de Melide al final de la de Boente), en la N-550 (del cruce con la C-542 a Betanzos al final de Ordes) y en la N-VI (del principio de Ois al final de la variante de Betanzos).

En Ourense, el estudio recoge tres: dos en la N-541 (del principio de la zona urbana de Dacón al final de la de A Almuzara y de Barbantes, cruce con la N-120, al principio de la zona urbana de Dacón) y uno en la N-120 (de A Rúa, cruce con la N-536 a Ponferrada, al principio del enlace de Quiroga).

En Pontevedra contemplan tres: uno en la N-541, que va del principio de Sacos al cruce con la PO-224; otro en la N-640, de Caldas a Vilagarcía de Arousa, y un último en la N-550, del principio de Paredes al cruce con la N-552.

Números
El informe especifica datos como el número de accidentes registrados en estos tramos de carretera, y sobresalen, precisamente, las cifras de estos dos últimos: en la N-640, en el tramo de Caldas a Vilagarcía, hubo catorce siniestros, con cuatro muertes y 19 heridos graves; mientras, en la N-550 de Paredes al cruce con la N-552 se contabilizaron doce accidentes, dos muertos y once personas heridas de carácter grave.


Con todo, es un tramo de la provincia de A Coruña, el que va hasta Sesmonde de la N-634, la que se anotó más víctimas: cinco, en siete accidentes, a la que se suman tres heridos grave. Por su parte, en la N-550 del cruce a Betanzos a Ordes hubo tres muertes y tres heridos graves.
En cualquier caso, medido en índice de riesgo, los ocho kilómetros de la N-642 en Lugo son los que arrojan un valor más alto de todos los analizados en Galicia.  


Los siguientes índices de riesgo más altos en la comunidad gallega son el de los apenas doce kilómetros de la N-541 en Pontevedra y el de unos once kilómetros en la N-640 en Lugo. 

Comunidades
En la red estatal, Aragón es la que presenta más carreteras de riesgo elevado, con el 35,07% de vías, seguida de Cataluña (16,03%) Asturias (15,61%) y Galicia (14,86%).

En la suma de España, más de 3.000 kilómetros de la red tienen un riesgo elevado o muy elevado de accidente grave o mortal, lo que representa el 12,2%.

Presentado este lunes en Madrid por el RACC y en el que también participan la FIA, el Ministerio de Fomento, la DGT y las administraciones de Murcia, País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña, este dato supone un descenso de 2,2 puntos porcentuales respecto a la última edición.


El informe, que tiene en cuenta datos de los últimos tres años (2015-2017), identifica los tramos de carretera con mayor riesgo de accidentalidad grave o mortal en función de la cantidad de vehículos que circulan por ellos, así como los tramos con más concentración de accidentes.

Galicia cuenta con el tramo de carretera más peligroso de la red viaria de España