Porto reconstruye durante tres horas el día del asesinato de su hija Asunta

|

La abogada Rosario Porto, la madre de la niña hallada muerta el pasado 22 de septiembre en una pista forestal de Teo, aceptó participar ayer en la diligencia de reconstrucción de lo ocurrido el 21 de ese mes, cuando se consumó el asesinato de su hija adoptiva de 12 años.
Esta mujer, aconsejada por su letrado, no quiso acceder a esta diligencia mientras estuvo vigente el secreto de sumario, que se prolongó durante casi dos meses. Finalmente, ayer fue posible y la comitiva estuvo formada por cinco vehículos, cuatro Patrol de la Guardia Civil, y otros dos, uno con cristales tintados.
El recorrido, en el que participaron hasta seis coches oficiales y que generó una amplia expectación mediática, los llevó del centro de Compostela a las afueras de esta ciudad, concretamente a un centro comercial en el que esta mujer dijo haber comprado unos bañadores para la niña, y también a Teo, municipio coruñés en el que la familia posee un chalé situado a cinco kilómetros del lugar en el que fue hallado el cadáver por dos viandantes.
A Rosario Porto, a la que no se le ha visto bajar del vehículo, como a ninguna otra persona integrante de este dispositivo, se la ha podido visualizar por momentos dando explicaciones a quienes la acompañaban.
Una de las paradas más largas fue en el garaje de General Pardiñas, donde guardaba el coche que grabaron las cámaras de seguridad y en el que ambas, madre e hija, se habrían movido esa fatídica jornada.

Gestos antes las cámaras
La madre de la menor gesticuló ante ese estacionamiento, conocedora de las grabaciones de las cámaras de seguridad por las que se computó en 19 minutos el recorrido desde el aparcamiento hasta el chalé familiar de Teo y en 40 el regreso a Santiago. El juez instructor José Antonio Vázquez Taín expresó en sus autos que Rosario Porto había incurrido en numerosas contradicciones, entre ellas, que primero dijo que había ido una sola vez a Teo, y luego que fueron dos; y también que no supo explicar dónde dejó a la niña antes de perder su pista.
Asunta Basterra Porto, una pequeña de 12 años a la que adoptaron cuando todavía no había cumplido uno, fue localizada sin vida en una pista forestal después de haber sido sedada y asfixiada. Los investigadores desde el primer momento sospecharon de sus progenitores, la abogada Rosario Porto, que ayer también fue sometida a un examen psiquiátrico, y el periodista Alfonso Basterra, encarcelados desde el 27 de septiembre en el penal coruñés de Teixeiro en régimen de prisión provisional comunicada y sin fianza y acusados de la comisión de un delito de asesinato.
Basterra no ha declarado ante el magistrado después del alzamiento y tampoco ha cooperado en reconstrucción alguna.
El abogado José Luis Gutiérrez Aranguren, que representa a Rosario Porto, manifestó que confía en la “inocencia plena” de su cliente y agregó que los datos “confirman las teorías que yo vengo propugnando desde un primer momento”, aparte de quejarse de “ciertas omisiones” en la instrucción de aspectos “que no coinciden con la ortodoxia”, con la tesis oficial de que los responsables de esta muerte violenta son los padre.
“Rosario no cometió ese crimen. Los datos reales apuntan en otra dirección”, aseguró Aranguren, quien arremetió contra la “tergiversación” que en ocasiones, aseguró que se hace de sus palabras: “Las tergiversaciones sobre lo que yo pueda decir las rechazo”.

Estudio médico
Del estudio médico, Aranguren subrayó que “se trata de buscar una personalidad en Rosario Porto que desde luego no tiene. La conozco desde hace poco tiempo pero de forma bastante intensa. Pregunté y me entrevisté con profesionales –de la medicina– que la atendieron y para nada coinciden” las versiones “con el perfil que se está tratando de dar de ella”.
Por último, avanzó Aranguren que llamará a más personas para que presten testimonio y que trabaja en “listas selectivas”, para luego dejar caer que no va a desvelar de momento quiénes son las personas que solicitará que vengan “porque no quiero que reciban visitas y sugerencias de cómo tienen que hacerlo”, en alusión a indicaciones para sus declaraciones. n

Porto reconstruye durante tres horas el día del asesinato de su hija Asunta