Tráfico instalará un radar fijo en la curva de Servisa para evitar accidentes

12 diciembre 2013 portada A Coruña.- Fomento inició ayer los trabajos para reparar el asfalto de la curva de Servisa, donde se han producido varios accidentes y en noviembre falleció una pareja tras ser arrollada por un coche que se s

La eliminación de dos puntos negros de tráfico en la ciudad, como son las curvas de los hospitales y del desvío de la avenida de Alfonso Molina hacia Matogrande,  ocuparon buena parte de la reunión de ayer de la Junta Local de Seguridad, formada por responsables de la Policía Nacional, Autonómica y Local, y portavoces de la Concejalía de Seguridad Ciudadana.
La necesidad de reducir la siniestralidad en esos dos puntos se ha hecho especialmente evidente en los últimos meses. En el caso de la curva de Servisa, un accidente acabó con la vida de dos personas, mientras que en la del edificio Proa se sucedieron las salidas de vía, registrándose cinco en apenas unas semanas.
Con el exceso de velocidad como principal causante de los accidentes, la curva de los hospitales, en la avenida de A Pasaxe, contará con un radar que disuada a los conductores de circular demasiado rápido por la zona. Esta medida se suma a la mejora en señalización y balizamiento y a la creación de un nuevo carril de servicio en el margen derecho de la carretera, tanto en dirección entrada como de salida de la ciudad. En ese nuevo trazado la velocidad máxima estará limitada a 50 kilómetros por hora, manteniéndose los 80 por hora en los carriles central e izquierdo. Además, ya no será posible que los coches se incorporen al carril derecho a partir de la curva –para tomar la salida hacia Os Castros o coger la rotonda de Casablanca–, con lo que se evitan los trenzados que suponen un foco de riesgo de colisión entre vehículos.
En cuanto a la curva de Alfonso Molina en el desvío hacia Matogrande, la Junta de Seguridad, indicó el subdelegado del Gobierno en A Coruña, Jorge Atán, ha decidido la colocación de una banda sonora antes del giro y señales luminosas en la propia curva para que los vehículos respeten los límites de velocidad establecidos. Como complemento a estas actuaciones está previsto que se mejore el firme en todo el ancho de la calzada, dado que las salidas de vía de los coches suelen coincidir con días de lluvia.
El portavoz municipal, Julio Flores, compareció ante la prensa después de la reunión de la Junta de Seguridad para destacar la colaboración de la Policía Local y Nacional en materia de seguridad ciudadana y vial. “La reunión ha permitido cumplir el deseo de los coruñeses de que exista una mayor cooperación y coordinación”, apuntó antes de resaltar la labor de la Policía de Barrio, gracias a la que se ha producido un incremento en el número de detenciones en una ciudad que calificó de segura.
Bastante más, dijo, que la mayoría de las ciudades españolas, atendiendo al análisis de los datos de 2013, que reflejan que la tasa de criminalidad bajó ligeramente y la ciudad sigue por debajo de la media estatal y autonómica.
Flores indicó también que el  y el 091 y el 092 trabajan con los vecinos, los comerciantes y los hosteleros para concienciar en medidas de autoprotección y colaboración ciudadana, fundamental en muchas ocasiones para la eficacia de los cuerpos de seguridad.

Tráfico instalará un radar fijo en la curva de Servisa para evitar accidentes

Te puede interesar