Convicción en lograr el ascenso

|

Los últimos tres ascensos del Depor han sido en Riazor, en Liga regular (así obviamos la promoción contra el Tenerife en la 89/90) en la última o penúltima jornada del campeonato.

En la 70/71 el equipo herculino derrotó al Rayo Vallecano en la última jornada liguera. Lo mismo ocurrió en la 90/91, cuando cayó el Murcia por 2-0 y se incendió la cubierta de la preferencia de Riazor. En la penúltima de la 2011/2012 el Depor venció al Huesca por 2-1 y regresó a la máxima categoría por la puerta grande de la competición.
Manolete recuerda que antes de un partido como el que vivió en 1971 el presidente de los veteranos del Depor “hay un gran entusiasmo, nervios ante un momento que siempre es difícil y complicado”. El ‘motor’ del equipo en la década de finales de los 60 espera que “gane, con su afición detrás, que es muy importante”. “No tengo ninguna duda. Esta temporada muchos fueron los problemas que rodearon al equipo y seguro que hay cierta ansiedad, pero hemos de entender las muchas presiones, cambio de directiva, tema económico... Los jugadores notan todos estos inconvenientes pero, aún así, lo conseguirán”.
Sabín Bilbao, uno de los héroes del ascenso del 91, recuerda que “se vive con mucha intensidad y los nervios pueden ser perjudiciales. Estás esperando que llegue el día, quieres que el tiempo pase rápido y los sentimientos están a flor de piel, pero creo que vamos a ascender a pesar de toda la carga emocional que pueda tener el equipo”.
“Yo contaba ya con que fuese el domingo pasado, pero este será seguro”, dice Sabino.
Jesús Vázquez, partícipe del ascenso de 2012, recuerda que los futbolistas “están deseando jugar un encuentro de estas características”. “Seguro que piensan en que el tiempo pase lo más rápido posible, en que llegue el día del partido para saltar al campo. Estoy convencido de que aunque sea difícil los jugadores lo conseguirán. En Segunda no te puedes dormir, lo sabemos, y el Jaén intentará imponer sus armas. Si este partido fuese hace meses, en septiembre, sería distinto y todos daríamos favorito al Depor. Ahora es un partido con una enorme carga de tensión pero estoy seguro de que se logrará el objetivo porque además es en Riazor, con una gran afición”, comenta el mediocampista, ahora en las filas del Recreativo de Huelva.
Estos tres jugadores están separados por generaciones, Manolete es de los 60-70, Sabín Bilbao de los 80-90 y Jesús de los 00/10. Sin embargo su discurso, de futbolista, es tan claro como compartido. Hay nervios, pueden pesar, pero lo que rodea a este partido supone mucho más en la balanza de la victoria que de la derrota.
Los exblanquiazules no tienen dudas y esa es una de las razones para ser optimistas y acudir al estadio a animar y disfrutar de la fiesta del ascenso. No se puede pensar en otra cosa. n

Convicción en lograr el ascenso