Un aprendizaje en verde y blanco

Los chavales con los abnegados entrenadores y monitores
|

Los niños ruedan en las instalaciones del colegio Liceo La Paz, donde se celebra el Campus de Semana Santa del Hockey Club Liceo. Desde bien temprano los chavales comienzan con sus clases de tecnificación en la que van aprendiendo, poco a poco y bajo la atenta mirada de entrenadores y monitores, nuevos conceptos de su deporte favorito. Además  tienen la visita, siempre una fiesta, de los jugadores de la primera plantilla verdiblanca, verdaderos ídolos para estos peques que conforman una pequeña parte de la base del HC Liceo.
Después de comer siguen las actividades, con partidos entre los asistentes a esta edición del campus y, sobre todo, divertimento a raudales, para finalizar la jornada entrada la tarde.
El HC Liceo mueve a más de mil deportistas en todas sus categorías inferiores, en una de las más importantes canteras de este deporte en toda Europa.
El campus de Semana Santa, como lo es el de Navidad, supone para los pequeños buenos momentos de deporte, de amistad y de convivencia, y cada nueva edición va sumando nuevos jugadores que quieren seguir creciendo de la mano del hockey. 

Un aprendizaje en verde y blanco