Piden 15 años de cárcel para el acusado de violar a una camarera de su pub

|

Cuando la Policía Nacional acudió, en septiembre de 2010, a un domicilio del Ventorrillo, en respuesta a la llamada telefónica que desde el cuarto de baño de la casa denunciaba una violación, se encontró con la puerta del aseo destrozada, rastros de pelea y a la víctima ensangrentada. Esos son algunos de los indicios que el próximo jueves sentarán en el banquillo de los acusados al residente del inmueble por un delito de agresión sexual con acceso carnal y uso de instrumento peligroso.

El hombre es, según se recoge en el escrito de acusación contra él, la misma persona con la que la denunciante había pasado la noche de aquel sábado, después de que él le ofreciera trabajar como camarera en el local “after-hours” que regentaba y ella aceptase el empleo. En cuanto al instrumento peligroso, el informe la Fiscalía se refiere a un machete de cocina que la joven asegura haber lanzado por la ventana de la casa después de que su agresor la amenazase con él para conseguir vencer su resistencia a las relaciones sexuales.

El acusado se encuentra en libertad provisional pero, de confirmarse la historia, podría ser condenado a 14 años y nueve meses de cárcel con inhabilitación absoluta durante ese tiempo, una pena a la que la acusación pública suma el pago de 12.000 euros en concepto de indemnización a la chica.

 

de copas

Según el relato que ella prestó en fase de instrucción, conocía a su atacante por ser vecinos del mismo barrio y porque era el responsable de un local nocturno de la calle de Panamá por el que ella pasaba con frecuencia. Aquella noche, cuando pasó por delante, el gerente le hizo una seña para que se acercara y, tras tomarse una copa juntos, le ofreció entrar a trabajar aquella misma madrugada como camarera.

La joven, de origen colombiano, accedió, y antes de que llegara su turno, salió de marcha con su nuevo jefe, natural de Marruecos, y los amigos de él por varios pubs del Orzán. Antes de incorporarse a su puesto, pasó por su casa para cambiarse de ropa y avisar a su madre de que no volvería hasta tarde y a continuación, él le dijo que subiera a la suya, supuestamente, para firmar el contrato.

 

por el pelo

Si lo que sucedió cuando llegaron al piso es lo que cuenta la joven o el acusado es algo que deberá determinar el tribunal de la sección segunda de la Audiencia. El fiscal acoge el relato de la denunciante y sostiene que nada más entrar, el hombre la agarró del pelo, la abofeteó y la arrastró hasta un dormitorio, donde la violó, sin utilizar ningún tipo de anticonceptivo. También señala que, antes de que la denunciante lograse refugiarse en el baño con su móvil y telefonear a su madre y a la Policía, él intentó volver a violarla, utilizando el machete para amedrentarla.

El hombre, por su parte, sostiene que las relaciones fueron consentidas y que la denuncia responde al miedo de la chica –tenía 19 años– a quedarse embarazada, una justificación que no explica por qué destrozó con una silla el cristal de la puerta del baño donde ella se había refugiado.

Piden 15 años de cárcel para el acusado de violar a una camarera de su pub