Arqueólogos identifican un agujero en la base de la Muralla de Lugo como un antiguo pozo

Vista parcial de la muralla romana lucense. EFE/Archivo
|

El servicio de Arqueología del Ayuntamiento de Lugo descartó la existencia de restos de importancia histórica en un agujero provocado al hundiese el terreno a los pies de la Muralla romana de la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y mantiene la teoría de que se trata del pozo de una antigua casa adosada al monumento.

El agujero fue detectado el pasado viernes -día 22 de febrero- por los operarios de la empresa concesionaria del mantenimiento de esos jardines, concretamente en las inmediaciones de la Rúa Nova, que dieron aviso al departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Lugo.

El gobierno local dio orden de vallar toda la zona y comunicó esta incidencia al servicio municipal de Arqueología, cuyos expertos estuvieron estudiando el agujero, para determinar las causas que provocaron el hundimiento del terreno y la posible existencia de restos arqueológicos, incluso de una parte del foso que rodeaba la Muralla romana de la ciudad.

Sin embargo, después de ese estudio, el departamento de arqueología se inclina por la posibilidad de que el agujero sea el pozo de una de las casas que estaba adosada al monumento a mediados del siglo pasado y que quedó mal tapiado en el año 1972, cuando se derribaron los inmuebles que estaban pegados a la Muralla.

Los arqueólogos municipales enviarán un informe a Patrimonio con el resultado de su investigación y el Ayuntamiento tapará el agujero, que está en los jardines que rodean el perímetro del monumento romano, en los próximos días.

Arqueólogos identifican un agujero en la base de la Muralla de Lugo como un antiguo pozo