“Queremos potenciar el centro de formación Violetas porque es el resorte para el cambio”

Pilar Farjas ante la sede central de Cáritas en la ciudad quintana
|

Desde el pasado 25 de octubre la exconselleira de Sanidade Pilar Farjas relevó a Vicente Iglesias al frente de la dirección de Cáritas Interparroquial de A Coruña.

¿Cómo llega al cargo?
Ya era voluntaria de mi parroquia en Santa Margarita desde hace 18 años y me preguntaron mi disponibilidad para hacerme cargo. Lo cierto es que para mí ha sido una oportunidad estar disponible por las tardes para poder asumir una tarea profundamente gratificante pero que, al contar con 39 trabajadores fijos, más de 200 voluntarios y 37 parroquias, requiere varias horas al día.

¿Es duro enfrentarse al trabajo diario de la entidad social?
No es duro, es muy esperanzador trabajar con personas que están buscando la recuperación de la dignidad. Pero es verdad que Cáritas tiene una estructura importante que atender con un centro de día, la residencia de mayores, el centro de formación Violetas... Tenemos un centro de atención primaria y, además de en las parroquias, en la interparroquial se atienden unas 6.000 intervenciones al año. Además, contamos con dos pisos para familias y colaboramos en el programa diocesano para personas que salen de instituciones penitenciarias. Hacemos también recogida de juguetes para Reyes que ya hemos empezado este año.

¿Le ha sorprendido el perfil del usuario?
No podría sorprenderme porque llevo 18 años en Cáritas parroquial y es donde primero se atiende a las personas. Es gratificante el conocimiento más en profundidad de todos los servicios que se prestan a A Coruña.

¿Qué necesidad predomina?
Ejecutamos un presupuesto de unos 2.200.000 euros y sin lugar a dudas la partida más importante va a ayudas para alimentación. Después se destina lo mismo a gastos de luz y agua que al pago de alquileres.

A pesar de la supuesta recuperación, ¿reciben gente nueva?
Siempre hay una renovación de personas porque trabajamos para integrar a la gente y muchas ayudas son puntuales. En los datos nacionales sí se constató que disminuyó el número de atenciones en 2015. Lo que notamos es que se está estancando un sector con mucha desestructuración.

¿Cual es su principal objetivo?
Estamos potenciando la tarea del centro de formación Violetas porque creemos que es el resorte del cambio. No tenemos formación reglada sino adecuada a las necesidades de las empresas, que es con las que estamos hablando. Además, estoy revisando todos los proyectos porque estos modelos nos permitirían hacer desarrollos en reciclados, restauración... También organizamos un programa de atención materno infantil para hacer un seguimiento a las usuarias embarazadas. n

“Queremos potenciar el centro de formación Violetas porque es el resorte para el cambio”