Betanzos evoca el mito en el sexto centenario del voto a San Roque

El Ideal Gallego-2016-03-23-015-9fb946b7_1
|

Los betanceiros, todos los betanceiros, adoran las conmemoraciones, más aún cuando estas evocan una cita que ha convertido sus fiestas en una de las más antiguas de Galicia: el Voto a San Roque. El 16 de agosto de 2016, la ciudad celebrará el sexto centenario de la ceremonia, iniciada en 1416. Desde entonces, representantes políticos y eclesiásticos de distintas ideas se postraron a los pies del Patrón de Betanzos. 
Según ha podido saber El Ideal Gallego, el Gobierno de García aprovechará el 600 Aniversario de la Función do Voto a San Roque para renovar su compromiso e imponer su visión de uno de los períodos más oscuros de Betanzos. La peste bubónica o muerte negra, la pandemia más devastadora en la historia, alcanzó un punto máximo entre 1346 y 1361 afectando a un tercio de la población de Europa. El valor del romero occitano, que recorrió el territorio europeo curando a los infectados, lo elevó a la condición de héroe y, como el betanceiro, miles de municipios proclamaron patrón al peregrino de Montpellier. Los vecinos de la entonces villa, movidos por la devoción, lo hicieron en 1737, de la misma manera que levantaron una ermita al borde del campo de la feira, siendo esta  la primera de las construcciones del actual Cantón de San Roque. 
La venta de la capilla, una decisión casi tan negra cono la peste, hace tres decenios, obligó a trasladar la imagen del patrón a Santo Domingo. Allí acude cada año la corporación municipal para cumplir con una tradición secular que convierte las celebraciones brigantinas en unas e las más antiguas de Galicia. Nada menos que seiscientos años en los que la ciudad no dejó de recordar al santo, al que Claudino Pita dedica el globo y al que los vecinos concedieron la Medalla de Oro de Betanzos en 1948.

Betanzos evoca el mito en el sexto centenario del voto a San Roque