Celáa afirma que los profesores podrán decidir el descanso del uso de la mascarilla

La ministra de Educación, Isabel Celaá, comparece en rueda de prensa | efe
|

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, cree que “entra dentro de la sensatez” del profesorado, “posibilitar” que se pueda descansar del uso de la mascarilla, obligatoria en los centros a partir de los 6 años, en un momento determinado de apertura de ventanas. 

“Pero es importante mantener las normas. Con ellas (las mascarillas) podemos decir que el ambiente en la escuela será seguro”, advierte en una entrevista que publicó ayer El País.

La ministra de Educación reitera que el riesgo cero no existe en ningún ámbito social, pero se está construyendo un entorno seguro para garantizar el curso académico y el aprendizaje de todos los alumnos, “que es lo esencial”, a la vez que subraya que los beneficios de la escuela son muy superiores a los riesgos que puedan encontrarse en el camino.

Asimismo, Celaá apela a la responsabilidad colectiva, porque si se controla la estanqueidad de un grupo de convivencia, “pero a la salida del colegio los niños se juntan con los de otros grupos, el efecto será muy limitado”.

Respecto a cómo van a recuperar los alumnos los contenidos que no aprendieron el curso pasado, Celaá incide en la importancia de que la escuela los reciba “con un acompañamiento emocional” porque cada uno “viene con una vivencia diferente que le ha hecho madurar como nunca en tan poco tiempo”, además de recuperar competencias cognitivas que se perdieron, sobre todo entre los más pequeños. 

Reto de la seguridad
En otra línea, el protocolo acordado por el Gobierno y las comunidades para el transporte escolar incluye asientos fijos en las rutas, mascarilla obligatoria a partir de los 6 años y recomendable de 3 a 5. El reto de la seguridad frente al Covid-19 empieza en el autobús y los padres exigen vigilar el cumplimiento de las medidas.

“Si se pueden llevar a cabo son suficientes, pero tenemos dudas”, reconoce la presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado, Leticia Cardenal.

“En general, no solo en el transporte, tenemos mucha incertidumbre todavía. No sabemos cómo se pueden garantizar esas medidas sanitarias necesarias, sabiendo que el riesgo cero no existe. En el papel todo se sustenta muy bien”, advierte el presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y de Alumnos, Pedro Caballero.

Las reglas generales para los autobuses ocupan un breve apartado del acuerdo suscrito por las administraciones educativas y sanitarias el jueves ante el inicio del nuevo curso, y, en principio, no establecen la necesidad de guardar las distancias de seguridad que luego se exigen en los colegios, destacan desde las asociaciones de padres y madres.  

El protocolo de limpieza y desinfección para el transporte público por carretera fijado por el Ministerio de Transportes obliga a la limpieza y desinfección como mínimo cada 24 horas. 

“¿Qué pasa con los autobuses que comparten ruta? Hay autocares que dejan a los alumnos en un centro y van a buscar a otros para llevarlos a un colegio diferente”, se pregunta Calderón.

Asimismo, Caballero insiste en la necesidad de vigilancia para que las reglas se cumplan y recuerda que los recortes hicieron desaparecer en muchos puntos la figura del “acompañante”. 

En el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y las comunidades se apostó también por el denominado “transporte activo”, ir al colegio andando o en bicicletas en rutas seguras como alternativa.

Celáa afirma que los profesores podrán decidir el descanso del uso de la mascarilla