Cinco empleados de banca admiten su implicación en la mayor trama de fraude en Galicia

GRAF2011. VIGO (ESPAÑA), 22/10/2018.- El principal acusado del caso 5 Jotas José Manuel Costas (d), comparece por primera vez en un juicio de la trama desde su captura, acusado de ser el cerebro de la mayor trama de fraude fiscal con factura
|


La causa de Las Cinco Jotas tiene como epicentro al grupo empresarial vigués del mismo nombre, que emitía facturas falsas en favor de otras sociedades, sobre 200, para eludir el pago del IVA. El importe de lo defraudado a la Agencia Tributaria supera los once millones de euros.

Su principal responsable, José Manuel Costas, huyó cuando era inminente su ingreso en la cárcel, hasta que fue detenido el pasado junio en la localidad portuguesa de Belinho-Esposende dos años después de desaparecer cuando estaba a punto de cumplir una condena de seis años. No todos los once empleados de banca procesados en esta pieza de una causa desgajada en casi 90 han reconocido los hechos, ya que seis de los acusados, empleados de Banco de Galicia y de Banesto, negaron el delito de falsedad documental por el que la Fiscalía pide una pena de dos años y medio de cárcel para cada uno.

Una condena que en el caso de los empleados de La Caixa y BBVA el representante de la Fiscalía rebaja a nueve meses y una sanción económica de en torno a 1.000 euros, frente a los 3.600 que pedía inicialmente, informaron fuentes jurídicas.

Operaciones
Todos son acusados de permitir al jefe de Las Cinco Jotas efectuar múltiples operaciones que se documentaban a nombre de otras personas sin conocimiento de estas. Dichas operaciones incluían desde la apertura de cuentas a nombre de terceras personas, algunas de ellas autónomos que trabajaban para alguna de sus empresas, hasta el cobro en metálico de cheques y pagarés también a nombre de aquellas. 

Los abogados de los empleados de Banco de Galicia y Banesto alegaron la prescripción del delito que les imputan, aspecto que dirimirá el Juzgado de lo penal 1 de Vigo, que desde ayer acoge la celebración de la vista oral.

En el turno de declaraciones, dos directores y el interventor de la oficina de Banco de Galicia de la avenida de Ramón Nieto, en la época en la que Costas hizo las operaciones investigadas, apuntaron que este, al que definieron como “un buen” cliente, abusó de su “confianza”. Además, descargaron toda la responsabilidad en el cajero, que no está sentado en el banquillo de los acusados y que hoy está previsto que declare como testigo.

A este lo señalaron como la persona con la que Costas contactaba en vísperas de extraer cantidades importantes de dinero o de abrirle cuentas a nombre de otras personas.

Cinco empleados de banca admiten su implicación en la mayor trama de fraude en Galicia