María Tena | “Es como esas piedras que el mar hace redonditas”

La escritora contó cómo Urugay marcó su vida / Pedro Puig
|

En la última página, María Tena agradece a una amiga por ser “Montevideo”, que es uno de los adjetivos más bonitos que la autora le puede dedicar a los suyos. Porque ser Montevideo es ser libre y alegre, rabioso de vida. La novela también lo es. “Nada que no sepas” es Montevideo, directa y sin cursilería, para que el lector esté sin estar en ese país que baila el momento. A ella, Uruguay le dio una personalidad y este libro que vino a presentar ayer a la Fundación Seoane en “Letras de otoño”.

Parte de su infancia transcurrió en Montevideo. ¿Cuánto hay de usted en la protagonista?
Hay una parte en todos los personajes que tienen que ver con la realidad que viví allí, pero a los que le doy papeles que no tienen nada que ver con lo que hicieron, solo el ambiente que existió es cierto. En este punto, yo también he vuelto a Uruguay para recrearlo y recuperar a mis amigos. Voy casi todos los años porque es un territorio mío que tenía dormido y que marcó mucho cómo soy.

El relato transpira vida.
Sí, es el ambiente de libertad. Cuando volví a España, no me pasó como a la mayoría de retornados que se convierten en españoles. Yo siempre he cuidado esa parte de mi vida, esa vía de escape, que fue muy gozosa en mi infancia. Este libro está construido con muchísima parte de ficción. 

Es curioso que aún siendo pequeño, se note ese ambiente de libertad.
Sí, pero cuando eres pequeño y eres muy libre y tus padres también lo son, te marca de por vida esa posibilidad de disfrutar y de no estar ahogados por la culpa y la tristeza, esa impronta la he recuperado en la novela. El sabor de aquella época está aquí, de lo bien que lo pasamos y la vida que hacíamos. La novela tiene mucha luz. 

La historia es un pim, pam, pum. No hay adornos y uno va directo al escenario. Lo vive.
Fue muchísimo trabajo porque a las novelas les voy quitando hasta dejar la esencia, como esas piedras que el mar hace redonditas. Creo que resulta ser muy ligera y con mucho contenido por debajo.

Habla de los ricos españoles y los uruguayos, estos últimos muy abiertos y cultos.
Hay de todo, pero en general en Uruguay hay gente impresionantemente humilde y culta, auténticos sabios y creo que es porque están muchos países mezclados, son italianos, alemanes, españoles y eso les hace ser gente muy abierta.

María Tena | “Es como esas piedras que el mar hace redonditas”