Abengoa se dispara un 50% en Bolsa con el plan de viabilidad en las negociaciones de su consejo

false
|

Los títulos de Abengoa se dispararon ayer en Bolsa más de un 50 por ciento, liderando las subidas en el mercado español, a la espera de que el consejo de administración de la compañía aprobase ayer el plan de viabilidad con el que el grupo pretende establecer una hoja de ruta para garantizar su futuro.
En concreto, los títulos A de Abengoa cerraron la sesión bursátil con una subida del 50,8 por ciento, para situarse por encima de la cota de los 0,55 euros, su valor más alto desde finales del año pasado.
Por su parte, las acciones Abengoa B, de las que cotizan un mayor número en el mercado pero tienen menos derechos de votos que los títulos clase A, también registraron en la jornada un repunte de casi el 35%, para alcanzar los 0,213 euros.
El consejo de administración de Abengoa tenía previsto dar ayer su visto bueno a un plan, elaborado con el respaldo de la firma de asesoramiento Álvarez & Marsal, que pasará por reducir su tamaño y focalizarse en sus actividades de construcción, ingeniería e innovación, sobre las que quiere cimentar su resurgimiento empresarial.
Esta hoja de ruta para la compañía debía contar con el visto bueno de todas las partes implicadas en el futuro del grupo: banca acreedora y bonistas. “La solución debe contar con el consenso de todos los acreedores, ya que Abengoa vale más en funcionamiento que si entra en concurso”, indicaron fuentes implicadas en la negociación.
Al cierre de esta edición, todavía no se había confirmado la aprobación del plan de viabilidad de la compañía. 
Ese consenso entre todas las partes es necesario para que el proyecto del grupo salga adelante, ya que el plan para impulsar la Nueva Abengoa contempla una compañía un 50% más pequeña en términos de beneficio bruto de explotación (Ebitda), con una facturación un 60% inferior a los cerca de 7.700 millones de euros ingresados al año y con deuda de entre 3.000 y 4.000 millones de euros, frente a los casi 9.000 millones de euros actuales. Mientras, los bancos de entrada no contemplaban ningún tipo de quita en la deuda.

fecha límite
Pero este visto bueno de los acreedores se presentaba determinante para que la compañía pueda esquivar el concurso antes de la fecha límite del 28 de marzo y pueda así focalizarse en renacer impulsada por su core business, plan para el que el grupo ve con buenos ojos una alianza con fondos internacionales, una vez que la solución de un socio industrial no cuajó en el pasado.
Esta alianza con fondos internacionales que aportaran financiación daría viabilidad al nuevo proyecto y permitiría a partir del plan crecer. Además, la compañía vuelve a tener sobre la mesa la inyección de nueva liquidez para seguir adelante con su día a día. Ya el pasado 24 de diciembre, la compañía, que se acogió al preconcurso de acreedores el pasado 25 de noviembre, recibió un préstamo de la banca acreedora por 106 millones de euros para atender a sus necesidades inmediatas, aunque a cambio de avalarlo con un 17,3 por ciento de su participada Abengoa Yield, recientemente rebautizada como Atlántica Yield.
Para llegar a esa de fecha del 28 de marzo, el grupo estima que necesita entre 150 y 170 millones de euros, que los bonistas ya se han ofrecido a cubrir, aunque con unos fuertes intereses y compartiendo con la banca las garantías que tienen en la yield.
En concreto, los bonistas quieren conceder este préstamo a la compañía sevillana con un interés del 15% más otro 10% adicional al vencimiento del crédito, condiciones que la banca considera “excesivas”.

Abengoa se dispara un 50% en Bolsa con el plan de viabilidad en las negociaciones de su consejo