Juzgan a una pareja por maltratar a una niña que sufrió mordiscos y quemaduras

La vista está fijada para mañana, miércoles, en el Juzgado de lo Penal 2 de Ferrol daniel alexandre
|

Mechones de pelo arrancados, mordiscos en el torso, quemaduras con mechero en las nalgas,    fractura del radio y el cúbito del brazo izquierdo y golpes en diferentes partes del cuerpo. Son algunas de las agresiones sufridas por una niña de seis años a la que, supuestamente, también obligaban a comer sus propios vómitos, además de castigarla de rodillas con los brazos en cruz y pesos en las manos o dándole duchas frías.
Los presuntos autores de tan brutal maltrato son la madre de la pequeña y su compañero sentimental, que mañana, miércoles, se sentarán en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal 1 de Ferrol. La Fiscalía los responsabiliza de un supuesto delito de maltrato habitual y otros dos de lesiones, interesando una pena global para cada uno de ellos de nueve años de prisión.
En materia de responsabilidad civil solicita que ambos acusados hagan frente a una indemnización de 12.000 euros.
Los hechos, que ocurrieron en el domicilio familiar, en el municipio de Cedeira, fueron descubiertos a finales de noviembre de 2013 –la pareja ingresó en prisión el día 26–, pero las agresiones eran anteriores. En la exploración médica que se le hizo a la pequeña el día 27 presentaba la fractura de un brazo, zonas de la cabeza con menor cabello, una equimosis en la región malar, múltiples hematomas en las nalgas con un halo inflamatorio, una mordedura en el tórax y lesiones y abrasiones por quemaduras en los pliegues de los glúteos.
Según las conclusiones provisionales de la Fiscalía, la mayoría de las agresiones físicas –también las hubo verbales– se las produjo, supuestamente, el acusado, con conocimiento y consentimiento de la madre, que, al parecer, también la golpeó en ocasiones.
Las lesiones que presentaba la niña habrían sido cometidas entre el 10 y el 11 de noviembre y el 25 del mismo mes.
En la primera de las ocasiones fue cuando se produjo la fractura de los huesos de un brazo y la madre la llevó al Centro de Salud pero, al parecer, ocultó el verdadero origen de la lesión, indicándole al médico que había sido por una caída casual.
Supuestamente, la noche del 25 de noviembre fue cuando el acusado trató de obligar a la pequeña a comer la cena que había vomitado y la agredió de nuevo con el fuego del mechero, además de darle puñetazos y mordiscos. Al parecer, la madre no medió para impedir la agresión e incluso le propinó una bofetada a su hija diciéndole que por su culpa el acusado se iba a marchar de casa.

Juzgan a una pareja por maltratar a una niña que sufrió mordiscos y quemaduras