El presidente de la petrolera asegura que A Coruña “les ha hecho grandes”

El Ideal Gallego-2013-10-15-002-b8bcf7a7
|

La firma del convenio de ayer se celebró por todo lo alto. No solo las instituciones públicas le quisieron dar la relevancia propia de los grandes acuerdos, sino que también la compañía petrolera envió a su máximo portavoz, Antonio Brufau, a presenciar la firma del acuerdo. El presidente de Repsol apeló en su intervención a la responsabilidad de las grandes compañías en momentos de crisis con el entorno en el que trabajan.
“No nos ha hecho grandes Brasil, nos ha hecho grandes A Coruña y Arteixo”, declaraba el máximo responsable, que también mencionaba su macroplanta de Cartagena. Precisamente por su contribución, Brufau cree que es momento de devolver a este entorno algo de lo que le ha dado. Por ello, se mostraba “encantado de invertir más de 120 millones” para comenzar a operar en Langosteira, una cifra que en un futuro se incrementará para realizar el traslado completo.
Pero más contentos si cabe estaban los portavoces de las administraciones públicas presentes en el acto. Todos ellos destacaron la fuente de puestos de trabajo en la que se puede convertir el Puerto Exterior. El alcalde de A Coruña, Carlos Negreira, llegó a hablar de “la mayor esperanza blanca del empleo en la comarca” mientras su homólogo en Arteixo protagonizó el discurso más romántico. Carlos Calvelo aludió al antiguo paisaje de Langosteira y a los campos de labradío en los que su abuelo trabajaba, frente a lo que hoy es el “futuro” de la comarca. “Desde Arteixo arrimaremos el hombro”, no dudaba en afirmar el popular.

futuro
El acuerdo de ayer significa “estabilidad”. Al menos, así lo defiende la ministra de Fomento, Ana Pastor, que entiende que se está garantizando la permanencia de una gran empresa en la comarca, con lo que supone para el empleo. Pastor recuerda que Repsol mueve cada año unos 175 buques en A Coruña que descargan unas 4 toneladas de crudo: “Eso es futuro y eso es lo que estamos haciendo hoy, estamos escribiendo el futuro”, afirmó Pastor.
Aunque para llegar hasta aquí la portavoz estatal admitió que fueron necesarias muchas horas de trabajo. Este largo período también fue desgranado por el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, que llegó a definir el proceso como una “labor titánica”. Brufau, en cambio, quiso restar importancia al esfuerzo al decir que la “negociación no fue fácil, pero tampoco difícil”.
 “Repsol ha tenido que perder para ganar”, aseguró la ministra de Fomento, en referencia a la importante inversión que realizará la petrolera a medio plazo, pero que le permitirá mejorar sus instalaciones. Y es que Langosteira dispone, por ejemplo, de calados de 24 metros, mientras que en los muelles interiores se quedan en 16. Esto facilitará el atraque de buques más grandes.

medio ambiente
Por parte de la Xunta, acudió como representante la conselleira do Mar, Rosa Quintana, que además de los beneficios sociales y económicos gracias al impulso del desarrollo ve otras ventajas en el acuerdo que se firmaba ayer: la sostenibilidad medioambiental. Quintana aludió a las catástrofes marítimas y señaló que ahora las descargas de crudo se alejarán de la urbe.
Esta vertiente también fue destaca por Losada, al recordar que el objetivo último de Langosteira fue el traslado de los graneles líquidos de la ciudad.

El presidente de la petrolera asegura que A Coruña “les ha hecho grandes”