Un total de 51 personas perdieron la vida en accidentes en las carreteras gallegas en lo que va de año

Un hombre falleció en un accidente de tráfico el pasado mes de mayo a su paso por Mos (Pontevedra) | Sxenick (efe)
|

El balance de siniestralidad vial de los siete primeros meses del año refleja que en las carreteras gallegas fallecieron un total de 51 personas, según los datos de la Dirección General de Tráfico. 
Este dato supone un incremento de cinco muertes respecto al mismo período del año anterior, en el que fueron 46 las personas que perdieron la vida en accidentes de tráfico en Galicia. Este incremento respecto al 2017 fue por lo tanto de un 11%. El balance respecto a España arroja la cifra de 667 fallecidos en accidente, 127 de ellos en julio, que se convirtió en el mes más trágico en las carreteras españolas.
El dato de julio supone un leve repunte respecto al mismo mes del año anterior, con seis fallecidos más, pero aún se mantiene la tendencia descendente en lo que va de año, tras un 2017 que se cerró, por segundo ejercicio consecutivo, con un aumento de los fallecidos en accidente de tráfico. Así, los 667 muertos en las carreteras hasta el 31 de julio son 4 menos que los 671 de los siete primeros meses de 2017. En este período, se registraron 599 accidentes mortales en vías interurbanas, cifra casi idéntica a la del mismo período de 2017 (598).
Solo en julio, se contabilizaron 115 accidentes mortales, 5 más que en ese mes del pasado año. En lo que va de año, destaca el aumento en el número de muertos en las carreteras de la Comunidad Valenciana, con 21 fallecidos más que el año anterior para un total de 75, y de Cataluña, con 112 fallecidos, 20 más que en los siete primeros meses de 2017.
En el otro extremo, en la Comunidad de Madrid se registraron 25 muertos menos este año que el año pasado (de 48 a 23), y por otro lado en Andalucía se redujeron los fallecimientos en carretera de 116 a 98. El pasado martes, una colisión entre tres turismos y un camión tráiler registrada en el kilómetro 561 de la N-IV a su paso por el municipio sevillano de Dos Hermanas se saldó con la muerte de un varón de 75 años y hasta cinco heridos con daños y lesiones de diferente consideración.
Los heridos de mayor gravedad fueron un menor de edad y una mujer que viajaban en el mismo coche que el varón fallecido, siendo los tres miembros de una misma familia.
Por otro lado, vuelve la preocupación por la seguridad de los ciclistas en carretera después de que en los últimos días se hayan producido en España cuatro muertes y una persona haya resultado herida grave.
Aunque mantienen la cifras de víctimas por debajo de las del año pasado, son ya 19 los muertos en los siete primeros meses del año.  Desde que comenzó el verano ocho personas murieron en accidentes de tráfico en bicicleta, la última ayer en Rascafría (Madrid) al impactar su bicicleta contra un corzo. Tres de los accidentados desde el 21 de julio murieron en la Comunidad Valenciana, que sigue siendo la que registra un mayor número de víctimas.
En los últimos días volvió a ser macabra protagonista la carretera N-322, con la muerte el domingo de un ciclista en Guardamar del Segura (Alicante) arrollado por un turismo. Esta carretera, que recorre el litoral valenciano desde la capital hacia el sur es la que registra cada año el mayor número de accidentes en los que hay implicados ciclistas y en 2017 fue el escenario del atropello en Oliva (Valencia) de 6 ciclistas, tres de los cuáles murieron, por el vehículo de una mujer que dio positivo en alcohol y drogas. También en la Comunidad Valenciana, en Moncada, murió este fin de semana otro ciclista. 
La cuarta persona que perdió la vida encima de una bicicleta en los últimos días fue una mujer francesa de 57 años arrollada el viernes por un camión en Costa Teguise (Lanzarote). En Deba (Guipuzkoa) un ciclista de 58 años ingresó el domingo en estado grave en el Hospital Donostia tras ser atropellado por un vehículo. 
Otras dos personas murieron en accidentes de tráfico durante el mes pasado: el día 1 un hombre arrollado por una furgoneta en la M-103 a su paso por Algete (Madrid) y el día 9 en Villena (Alicante) un ciclista que circulaba con su hijo de ocho años. l

Un total de 51 personas perdieron la vida en accidentes en las carreteras gallegas en lo que va de año