El cuadro inédito “Retrato de hombre viejo”, de Pablo Picasso, regresa a Payo Gómez

El Ideal Gallego-2016-02-19-011-f5f1d6f4
|

Es la primera vez que sale del salón de casa de una familia que se hizo con el retrato tratando directamente con Pablo Picasso. Hoy, el hombre que seguramente pintó de la calle vuelve a su ciudad. Estará en la casa museo del pintor hasta el 22 de abril y la idea es que se quede para siempre, según la empresa que gestiona el espacio, Arteca. 
Sin embargo, confiesan que está complicado y que su tarea pasa por comenzar una colección de obras de la etapa coruñesa del creador a través de las 200 que tienen en lista y que corresponden a particulares que han demandado investigar la autoría de sus lienzos por si pudieran ser del genio. 
En este sentido, Francisco Muíño señala que el proceso será largo: “Un solo cuadro puede llevar un año hasta que se comprueba el autor”. Con otras 200 obras sí verificadas del pequeño Pablo repartidas por París, Barcelona y Málaga, el centro aspira a alimentar sus paredes con piezas que nunca han visto la luz como la que se puede ver estos días, “Retrato de hombre viejo”, “de trazos expresionistas muy fuertes y ciertos rasgos que se repiten a lo largo de su carrera”. Pertenece al 94/95 y se desconoce si formó parte de la primera muestra de Picasso en la calle Real, de la que se cumplen 121 años. 
En la presentación, el comisario de la exposición, Joan Abelló, destacó que el retrato está autentificado por su hija Maya y Josep Palau i Fabre, “un descubridor de esta etapa azul y blanca”, que realizó estudios de la obra in situ a golpe de conversaciones con el artista. Contó que el experto solía visitarlo al atardecer para establecer atribuciones de cuadros. 
En el caso del protagonista del lienzo, es uno más de los muchos que recogió del adoquín en sus paseos o mientras jugaba. De París, cruzó el charco para instalarse durante años en Estados Unidos para volver a Francia, donde reside la nieta en la actualidad. Muíño calcula que su valor se aproxima al millón de euros y que como él, hay otros tantos “Picassos colgados en las casas, no certificados” que sumar a los cerca de 200 reconocidos como originarios de los primeros pasos de Picasso con el pincel. 
Para ello, acudirán al laboratorio de la facultad de Bellas Artes de Pontevedra, a la universidad santiaguesa y a otros centros especializados de Madrid, así como a conservadores y restauradores. Por su parte, Muíño reconoció el factor en contra de que el público que duda sobre si Picasso está presente entre su mobiliario tiene que enfrentarse a unos gastos económicos importantes para comprobarlo.

El cuadro inédito “Retrato de hombre viejo”, de Pablo Picasso, regresa a Payo Gómez