El “Príncipe de Asturias” vuelve a Ferrol para cerrar su ciclo operativo

el buque llegó a la bocana de la ría antes de lo previsto luis polo
|

El portaaviones “Príncipe de Asturias” culminó ayer su última navegación amarrando temporalmente, apenas unos días, en el muelle de la estación de A Graña, tras completar las 570 millas náuticas que cubrió desde Rota, de donde salió el miércoles tras la ceremonia oficial de despedida que presidió Felipe de Borbón.

Con esta travesía, el buque insignia de la flota hasta la entrada en servicio del LHD “Juan Carlos I” regresa al lugar en el que se construyó, en la década de los años 80 del siglo pasado, para concluir su vida operativa y completar el proceso de desactivación y baja definitiva de la Lista Oficial de Buques de la Armada que desembocará inevitablemente en su desguace.

El portaeronaves llegó a Ferrol con la mitad de la dotación habitual, unos 220 tripulantes, y, si no se producen cambios sobre el calendario inicial, quedará reducida a una pequeña guardia de custodia, no más de una quincena de personas, en marzo, una vez se haya desembarcado diverso material, como planos, repuestos o equipos necesarios para esta última navegación.

El “Príncipe de Asturias” vuelve a Ferrol para cerrar su ciclo operativo