El protocolo contra el acoso contempla la formación de padres y docentes

El Ideal Gallego-2016-01-23-038-6a906214_1
|

El Consejo de Ministros aprobó ayer el informe sobre el Plan Estratégico de Convivencia Escolar en el que el Ministerio de Educación lleva varios meses trabajando y que incluye 70 medidas, además del anunciado teléfono de atención, entre las que figuran un protocolo de convivencia, una guía para los padres y formación para docentes y responsables de los centros.
En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría; y el también interino titular de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, destacaron que este plan, articulado en ocho ejes que van desde la observación hasta la prevención, pasando por la investigación de este fenómeno, quiere “servir de referencia a alumnos familias y profesores a través del trabajo coordinado”.
“Lo que queremos al final, es que el acoso deje de ser un grito silencioso, que el que lo sufre no lo padezca internamente sino que tenga ayuda; que padres, docentes sean capaces de prestar esa ayuda y que entre todos contribuyamos a paliar esto que sé que es un problema y preocupación enorme para muchísimas familias”, explicó el ministro.
Según señaló, el plan tiene su origen en su convicción de que “la convivencia es uno de esos ejes en los que puede haber consenso para el necesario Pacto Nacional de Educación en España”, perspectiva desde la que se abordó su diseño con objetivo de promover la cooperación entre instituciones y administraciones e “involucrar y hacer partícipes a alumnos y familias”.
Méndez de Vigo avanzó diez de las medidas que recoge el borrador, entre las que consta la elaboración de una “guía para padres” que confeccionará el Ministerio de Educación en colaboración con los gobiernos autonómicos y cuyo objetivo será “que las familias sean capaces de identificar si existen signos de acoso o violencia escolar en sus hijos y saber actuar”.
En este ámbito consta asimismo la elaboración de un “manual de apoyo a víctimas de violencia escolar” que incluya formación sobre “la implementación de los protocolos de detección e intervención” y sirva para conocer “cómo prestar apoyo” a las víctimas y trabajar con los acosadores, porque, conforme dijo el ministro, “es muy importante” tratar este aspecto porque “los acosadores necesitan muchas veces ayuda, ya que no saben el daño que están causando”.
Este manual será elaborado por un grupo de trabajo del Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar, entidad que ya existe y que el borrador plantea “activar para que pueda abordar sus funciones”.

El protocolo contra el acoso contempla la formación de padres y docentes