Israel reconoce su responsabilidad en la muerte del cabo Soria en Libano

GRA117. MADRID, 14/04/2015.- El ministro de Defensa, Pedro Morenés, durante su comparecencia hoy ante la Comisión de Defensa del Congreso para explicar las circunstancias de la muerte del cabo Francisco Javier Soria el pasado 28 de enero en
|

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, afirmó que Israel ha lamentado y reconocido su responsabilidad la muerte del cabo Francisco Javier Soria, el 28 de enero en Líbano, y se comprometió a indemnizar a su familia.
Morenés informó ante la Comisión de Defensa del Congreso que el cabo Soria murió a causa de un impacto de un proyectil de artillería israelí de 155 milímetros, lanzado a 16 kilómetros por una batería, que cometió “varios errores” y fue realizado “sin ningún tipo de intencionalidad” contra los cascos azules.
Así lo puso de manifiesto el ministro tras las conclusiones de tres estudios realizados por España, Israel y Naciones Unidas, que “arrojan una luz coincidente sobre los hechos”.
Los grupos parlamentarios coincidieron en culpabilizar a Israel de la muerte del militar español y exigieron más claridad en la información y que remita al Parlamento los tres informes.
Morenés dijo que Israel ha reconocido su responsabilidad y ha agregado que España mantiene contactos con las autoridades israelíes para llegar a un acuerdo sobre las responsabilidades y lograr que esta “desafortunada e innecesaria desgracia sea pronto un recuerdo imperecedero del máximo cumplimiento del deber”.
El ministro calificó de “imprudente” el incidente que acabó con la vida del militar y aseguró que el Gobierno español ha actuado “debidamente”.
En este sentido agregó que se ha logrado que Israel asuma la responsabilidad, lamente el incidente y se comprometa a hacer frente a la indemnización correspondiente, que actualmente se está negociando, lo que constituye un hecho “sin precedentes”, recalcó Morenés.
El ministro precisó que la zona donde se encontraba el militar español recibió durante el fuego cruzado 118 proyectiles israelíes y 60 de Hezbollah.
Señaló que el proyectil que acabó con la vida del cabo pretendía alcanzar localizaciones de Hezbollah, situadas a 500 metros de la posición donde se encontraba el militar español.
Al abrir fuego, la batería israelí cometió “varios errores”, entre ellos que se asumió un riesgo excesivo al considerar como distancia de seguridad menos de 500 metros con respecto al objetivo y que al menos otros 8 disparos se desvían, ya que los artilleros israelíes no disponían de ningún método de observación y corrección del tiro.
También, los informes apuntan otros errores como que carecían de boletín meteorológico y que tiran al máximo alcance eficaz, lo que aumenta la probabilidad de error.
Morenés aseguró que, de los informes se concluye que no había ningún tipo de intencionalidad de las fuerzas israelíes. En este sentido, ha dicho que en Derecho internacional hay responsabilidad por los daños que un Estado causa a otro por imprudencia -como en el presente caso- aunque no haya dolo o voluntad directa en causarlos.

Israel reconoce su responsabilidad en la muerte del cabo Soria en Libano