La mujer de Foz murió por el disparo de un “lanzabengalas modificado”

GRA205. FOZ (LUGO), 25/04/2014.- La Guardia Civil investiga las circunstancias de la muerte a tiros de un matrimonio, una mujer de 71 años natural de Segovia y un hombre de 68, de Asturias, en el municipio lucense de Foz, cuyos cadáveres se
|

El arma por cuyo disparo murió María Elena Rodríguez Quiroga, de 71 años, presumiblemente a manos de su marido, Manuel Gago Rodríguez, de 68, es una pistola “preparada para disparar bengalas”, que los investigadores creen que el propio agresor modificó, pues personas de su entorno comentaron que era una persona “con ciertas habilidades manuales”, según indicó el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez.
Todos los indicios que maneja la Guardia Civil apuntan a que el crimen que la noche del jueves sacudió a la localidad lucense de Foz es un nuevo caso de violencia de género. Además de la mujer, el hombre también fue localizado muerto en la vivienda familiar que compartían ambos en el lugar de Malates.
Fuentes policiales consultadas confirmaron que los fallecidos fueron hallados por uno de los tres hijos. Fue él quien alertó a la Guardia Civil del hallazgo, en torno a las diez de la noche e, inmediatamente, se puso en marcha un operativo policial para acordonar la zona y se notificó el suceso al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Viveiro, que se ha hecho cargo de las diligencias.

Impactos de bala
Las mismas fuentes policiales indicaron que ambos cadáveres presentaban “impactos de bala” y, por las circunstancias en las que aparecieron ambos cuerpos, los investigadores trabajan con la hipótesis de que el hombre pudo matar a su mujer a tiros y, posteriormente, quitarse la vida.
De hecho, el cuerpo de la mujer apareció en la vivienda unifamiliar que ambos compartían, pero el del marido fue hallado en un taller anexo a la casa, con un disparo en la cabeza y un arma de fuego al lado. Juárez precisó que “la señora apareció en el domicilio” y que su “fallecimiento” fue provocado por “disparos de una pistola modificada presumiblemente por su marido”.
No constaban denuncias previas por ningún episodio de malos tratos o violencia de género, pero el marido, un empleado de la fábrica de Alcoa jubilado, arrastraba desde hacía tiempo problemas psicológicos.

Intento de suicidio
De hecho, sí constaba en los registros policiales un antecedente de intento de suicido por su parte, pero Juárez indicó que ni siquiera “las personas allegadas tenían ninguna sospecha de que” su situación mental pudiese “llevar a un desenlace como éste”.
De hecho, el alcalde de Foz, Javier Castiñeira, dijo que lo acontecido fue “una sorpresa” para los vecinos. “No sé hasta qué punto una depresión puede desencadenar un suceso así. Nunca pensamos que pudiese derivar en esta situación. Ni la familia, ni la propia Elena podían pensar que Manuel llegase a realzar este acto”, lamentó el alcalde, quien dijo que los hijos de la pareja están “contrariados” por este suceso, pero “serenos”.
Castiñeira también precisó que los cuerpos de las dos víctimas mortales fueron trasladados al hospital universitario Lucus Augusti, donde les fue practicada la autopsia, e indicó que la primera intención de sus hijos era trasladar a cada uno de sus padres a sus respectivos lugares de origen, a María Elena Rodríguez a Segovia y a Manuel Gago a Asturias.

Tres días de luto oficial
La corporación municipal de Foz celebró este mediodía un pleno extraordinario en el que tomó la decisión de decretar tres días de luto oficial, desde ayer hasta el domingo, por el fallecimiento del matrimonio “en un presunto caso de violencia de género”.
Después de la sesión plenaria, convocada por vía de urgencia, se produjo una concentración ante la Casa Consistorial de Foz, en la que se guardó un minuto de silencio.

tercera víctima en Galicia
La Delegación del Gobierno en Galicia subrayó que, de confirmarse el fallecimiento de María Elena Rodríguez Quiroga a manos de su marido, sería la tercera víctima en Galicia y la número veintidós en España en lo que llevamos de año de la violencia de género.
Este suceso sería el tercer caso de violencia machista que se produce en la provincia de Lugo en este período y el segundo en la comarca de A Mariña.

otros casos
A mediados de enero, en la localidad de San Cibrao, fue detenido un hombre de 52 años por la muerte de su esposa, María José Suárez López, de 44 años de edad, y de su suegra, Adela López Ramos.
María Luisa Jiménez, de 37 años, fue la segunda víctima mortal en la provincia de Lugo por la violencia machista.
Su marido, José Luis Cortiñas Romero, de 43 años, supuestamente acabó con su vida a puñaladas a finales de febrero y escondió su cadáver en una zona de bosque del municipio coruñés de O Pino.

La mujer de Foz murió por el disparo de un “lanzabengalas modificado”