El Depor encuentra el gol

Copia de El Ideal Gallego-2014-01-26-057-cb40086f

El Depor sacó las garras en Córdoba. Fue mejor que el rival, disparó más a puerta que los locales, el portero verdiblanco, Saizar, hizo tres paradones que a punto estuvieron de convertirse en gol y, finalmente, consiguió el tanto de la justa victoria en el minuto 88, casi sobre la bocina.
De hecho el primer disparo del encuentro fue del Depor, rebasados los 10 minutos. Luis Fernández mandó la pelota fuera. Al cuarto de hora, con el cuadro herculino defendiendo bien, era Juan Domínguez el que no llegaba a culminar una buena jugada. Abel respondía con el saque de una falta que se marchaba a las nubes. Poco a poco el Deportivo se fue sacudiendo el dominio del Córdoba y equilibró las fuerzas. En el minuto 32 Luisinho era el protagonista de la mejor acción de la primera parte. Se llevaba a dos contrarios por su banda y disparaba alto.
En el minuto 35 llegaba la jugada más desgraciada del encuentro. En una salida, Lux caía mal y su rodilla se iba hacia atrás. No podía continuar. Las lágrimas del arquero, retirándose en la camilla, conmocionaron a los presentes y, en general, a todo el balompié español. Fabricio ocupaba su lugar y el Depor aguantaba el final del primer acto sin más acciones atacantes de mención.
La segunda parte se reanudó con Vázquez sin un cambio, por el obligado del portero, y el Córdoba saliendo a por el encuentro. Sin embargo, la primera ocasión del Depor. Tras una jugada de banda, en el siguiente envite, Núñez disparaba a puerta seco y duro. Saizar enviaba a córner.
El cuadro andaluz pasó entonces de dominado a dominador. Se hizo con el control del partido durante quince minutos en los que dispuso de un lanzamiento de banda de Abel y una ocasión muy clara de Xisco que Fabricio detuvo bien colocado. El entrenador herculino ya había dado entrada a Borja Bastón y, en el 64, hacía lo propio con su último cambio, el de Salomao.
El portugués comenzó a explotar su velocidad y el Depor igualó las fuerzas con más presencia ofensiva. El el 65 Saizar mandaba fuera otro chut de Juan Domínguez. En el 72 respondía Pelayo y en el 81 era Borja Bastón, quien de chilena, intentaba el más difícil todavía. El caso es que el final estaba cerca, el cuadro coruñés se había topado con Saizar en sus mejores acciones y no había conseguido el premio. En el 87 Luisinho tuvo el gol en sus botas con un disparo con la derecha que voló directo a la cruceta. Una vez más el meta cordobesista se estiró para una nueva intervención de mérito. La buena noticia es que el Depor jugaba en campo contrario.
En el 88 llegó el premio, tanto a la seriedad defensiva como a las buenas acciones de ataque, pocas, pero buenas. Salomao, que dio un aire con su frescura, chutaba a puerta, encontrándose (cómo no) al arquero rival. En el despeje aparecía Luisinho, el mejor del Depor. Driblaba a su defensa entrando por el lateral del área pequeña, hacia fuera, hacia dentro, ganaba la línea de fondo, que estaba y centraba para que Borja Bastón empujase el balón dentro de los tres palos ante una cierta pasividad de la defensa cordobesa, que por temor al penalti no entró con fuerza sobre los atacantes blanquiazules.
Con el 0-1 el equipo defendió hasta el final, aguantó los tres minutos de descuento sin fisuras e incluso finalizó con un disparo de Wilk, otro de los futbolistas que le dará mucho empaque al equipo en la segunda vuelta.
El Depor fue superior al Córdoba, escuadra que estaba solo a tres puntos de los blanquiazules. Hizo lo que mejor sabe hacer, defender bien, replegarse mejor, ayudarse entre todos y dejar pocas opciones al rival. Esta vez sí tuvo la suerte de acertar de cara al gol, rompiendo la racha negativa de derrotas y empates y demostró que, si los nuevos fichajes resultan habrá disposición para dar guerra hasta el final del campeonato.

El Depor encuentra el gol

Te puede interesar