Arteixo tendrá un presupuesto de 30,6 millones de euros este año con un remanente de ocho

QUINTANA. RUEDA DE PRENSA EN ARTEIXO
|

“Con la perspectiva del crecimiento del municipio como la futura ampliación de empresas de Sabón y el Puerto Exterior, con el traslado de Repsol, que no lo contemplamos en los presupuestos de este año”, por “prudencia”, el presupuesto de 2016 será de 30,6 millones de euros. A mayores, el remanente con el que cuenta Arteixo es de ocho millones de euros, indicó el alcalde, Carlos Calvelo, en una rueda de prensa.
Pero el superávit municipal es en realidad más alto. Baldomero Vázquez, concejal de Asuntos Económicos, explicó que el saldo a 31 de diciembre es de diez millones de euros. Sin embargo, por “principio de prudencia” y por el “dudoso cobro” de los impuestos ya en vía ejecutiva prefieren contar con esos ocho millones. 
En ese difícil cobro se encuentra la venta de la parcela de Emesa. Sus propietarios deben 600.000 euros al Ayuntamiento por la plusvalía, pero se fueron al extranjero. 
En la deuda pendiente, aunque en el apartado de lo que sí están seguros que cobrarán, están tres millones de euros que pagó Arteixo por la compra del agua y que recuperarán “a través del juicio por la indemnización”.
Tanto Calvelo como Vázquez expusieron que el haber del erario sería en realidad más alto y que podría aumentarse en un millón de euros más, pero prefieren que el incremento sea “progresivo” porque cuando entraron en 2011, el presupuesto era de 21 millones de euros.
Con todo, Arteixo incrementa en un millón de euros su previsión de ingresos en comparación con 2015. De nuevo, le supondrá la aprobación de un plan económico de estabilidad, debido a la actual ley. “No tiene sentido que te obliguen a generar un remanente continuo, tienen que estar en equilibrio”, lamentó el mandatario.

CArga impositiva
Con la liquidación del ejercicio 2015 y con una previsión de ingresos de esta magnitud, Calvelo subrayó que la intención es que ese aumento presupuestario “repercuta en la bajada de impuesto todo lo que nos permita la ley”. El objetivo “prioritario” es reducir la factura de la basura en un “30%” para los vecinos.  
Por carga impositiva, Vázquez indicó que el IBI es el más bajo de la comarca (con una tasa del 0,4). En este apartado, esperan lograr una revisión catastral “a la baja”, con lo que están negociando con Hacienda, porque “no es competencia municipal.
La bajada de la plusvalía aprobada el año pasado se empezará a aplicar en este ejercicio. A mayores, cuentan con reducir el impuesto de circulación, sobre todo “para vehículos históricos, queremos bajar a partir de 25 años”. “El impuesto del agua se bajó un 8% hace dos años” y queda el de las basuras, que supone una recaudación para el Consorcio de 2,8 millones de euros. 
Aunque mencionarlo directamente, la insinuación de lo beneficioso que sería para los vecinos una gestión propia del servicio fue constante: Tanto por el precio, quieren rebajarlo a 90 euros, como en los modos, el Consorcio “cobra dos veces”, al dueño y al inquilino de una oficina y es “un escándalo”.

Arteixo tendrá un presupuesto de 30,6 millones de euros este año con un remanente de ocho