Campeón invernal sin gol

Copia de El Ideal Gallego-2014-01-12-057-833b5a45

El Deportivo evidenció una vez más que necesita refuerzos en vanguardia, jugadores-gol, hombres que no sólo disparen sobre el portero. Sin entrar en valoraciones de ausencias como la de Culio es evidente que hay que conseguir al menos tres refuerzos para mantener el liderato, que ayer con un solo punto garantiza el campeonato invernal y la primera plaza. El Depor ha sumado tres puntos de los últimos doce posibles y, aún así, mantiene la primera plaza.
Fernando Vázquez apostó por un once con Juan Carlos y Rudy, un solo punta y los hombres previstos. El encuentro comenzó soso, pero pronto el Depor intentó poner cerco a la portería de Becerra. Después de los primeros compases, en los que los contendientes se tomaron las referencias lógicas, el equipo blanquiazul se fue a por el gol.
Desde el minuto siete el con junto de Vázquez comenzó a poner a prueba al meta visitante. Primero Borja, luego Rudy, Juan Carlos desde fuera del área, de nuevo Rudy. En el primer cuarto de hora el Deportivo había chutado más que el rival. Sin embargo, a los 18, en un fallo de la zaga local, Gerard Bordas estuvo a punto de marcar. Se quedó sólo delante de Lux, el meta tocó lo justo a disparo del delantero y el balón impactó en el poste para regresar a las manos de Lux.
Esta acción hizo reflexionar al equipo coruñés. Lo de nadar estaba bien, pero había que guardar la ropa. Los catalanes volvieron a atacar, pero el Depor pasó al primer plano con dos disparos seguidos cumplida la media hora.
Siguió apretando el cuadro coruñés para disponer, en el minuto 39, de una clara ocasión de Rudy, que estrello el balón en el cuerpo del arquero rival. El choque llegó al descanso con la sensación de que el Deportivo merecía más, pero también con la certeza de que le costaría muchísimo marcar un gol.
El segundo tiempo comenzó con el equipo herculino decidido a perforar la meta rojiblanca. A los 50 minutos Rudy probaba fortuna de nuevo pero la pelota no quería entrar.
Fernando Vázquez hizo sus cambios casi ‘obligado’ porque algunos jugadores como Rudy llevaba tiempo sin continuidad, caso parecido a Núñez, que había estado entre algodones toda la semana, o Juan Carlos, que tampoco venía jugando muchos minutos. Dio entrada paulatinamente a Arizmendi, Luis Fernández y Teles, que tuvo que jugar como interior. Cambió el dibujo táctico por un 1-4-4-2 con Juan Domínguez tras los dos arietes y se lanzó a por el partido.
El Girona aprovechó en las contras, poco más, pero sólo con ello consiguió acercar el peligro a la meta de Lux. En el 74 Bordas pudo conseguir el tanto pero el ‘Poroto’ estuvo muy atento. El Depor contestó con Arizmendi, después Manuel Pablo disparó alto. El equipo llegaba a los últimos cinco minutos con superioridad manifiesta sobre el rival pero no había forma de desequilibrar la balanza.
Aunque los herculinos fueron perdiendo claridad no bajaron la intensidad en el final animados por un incombustible Riazor. Sin embargo en el 89 el que tuvo la oportunidad de marcar fue el cuadro catalán. La jugada acabó en córner.
Con el tiempo cumplido el Depor se lanzó a por la última embestida, el postrero ‘arreón’ de Riazor. No faltó casi nada para marcar. Un cabezazo de espaldas de Luis Fernández fue despejado por Becerra. El meta fue el mejor del equipo rival, como ocurrió en Jaén hace una semana.
Con 36 puntos el Depor es el campeón de invierno con menos puntuación de los últimos años, pero es el campeón, y los últimos siete ascendieron de manera directa. Eso sí, para hacer al menos otros 36 puntos, y no es por insistir, son necesarios, al menos, tres futbolistas, a poder ser, que metan goles, algo de lo que no andamos nada sobrados.

Campeón invernal sin gol

Te puede interesar