El CSIC saca del anonimato a sus científicas pioneras

El CSIC rinde homenaje a las científicas pioneras que marcaron la historia de la ciencia española. Rosa Menéndez, presidenta del organismo, preside el acto CSIC 02/10/2019
|

l Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) rindió homenaje para sacar del anonimato a las mujeres pioneras que han marcado la historia de la ciencia española con su trabajo en esta institución, que cumple 80 años.
El CSIC en Madrid se llenó ayer de mujeres para honrar por primera vez a aquellas que “han dejado una gran estela científica y humana”, y que seguramente no recibieron en su tiempo “el apoyo y la promoción” que merecían, como dijo la especialista en biología celular y molecular Flora de Pablo. 
Porque el CSIC “tenía una deuda” con todas esas investigadoras pioneras, casi todas ya jubiladas, pero también con las que ya no están, indicó al inicio del acto la primera presidenta en los 80 años de historia de esta agencia estatal, Rosa Menéndez.
“Quiero agradeceros a todas –señaló– que estéis aquí, poner nombre, apellidos y cara a la labor que habéis realizado, que se haga visible, palpable, que salgáis de ese anonimato, que la sociedad vea que la ciencia española ha crecido gracias a la contribución de nuestras científicas”.
Menéndez, que destacó la labor de la Comisión de Mujeres y Ciencia del CSIC, aseguró a las pioneras que el suyo es “un ejemplo que va a seguir iluminando” cada día y que el homenaje no es solo “un acto de un día”.
Una jornada para homenajear a las mujeres, pero sin olvidar que en la ciencia “hay que valorar la capacidad de las personas, su valía profesional sin consideraciones de género”.
Entre las alrededor de 80 científicas presentes, tomó la palabra Dolores Cabezudo (Madrid, 1935), química analítica especializada en alimentos ya jubilada de su labor en el CSIC.
Cabezudo quiso aprovechar  su intervención para dejar claro el espíritu y la determinación de aquellas mujeres que el siglo pasado decidieron abrirse camino en un mundo al que solo los hombres parecían tener derecho a pertenecer. l

El CSIC saca del anonimato a sus científicas pioneras