¡Que viene un coco!

06 octubre 2018 Baloncesto Basquet Coruña - Ciudad de Valladolid: 95-90
|

Prueba de fuego para una ‘marea naranja’ nuevamente diezmada ante un Bilbao Basket en todas las quinielas para regresar por la vía rápida a la ACB. Dos marcas contrarias sobre el parquet de Riazor.

Gustavo Aranzana seguirá sin poder contar con Zach Monaghan, mientras que Quinton Stephens volverá a jugar, pero sin estar al 100% por culpa de su espalda. Un hándicap y medio de aúpa para tratar de frenar a los ‘hombres de negro’ de Alex Mumbrú, también azotados por las lesiones, pero de jugadores menos importantes. Y reemplazados a todo lujo. Primero cayó Osvaldas Matulionis, y su hueco lo ocupará Rafa Huertas; luego lo hizo Justas Sinica, y Leo Demetrio es el nuevo fichaje.

La bienvenida
A pesar del enorme potencial, el Bilbao no se está paseando por la LEB Oro. De sus tres triunfos sólo uno fue por más de cinco puntos, y la semana pasada cayó en casa contra el Huesca. La bienvenida a una competición que no hace prisioneros.

Eso sí, jugadores de calidad, a puñados. Thomas Schreiner (9.0 puntos, 3.8 rebotes y 4.5 asistencias), Edu Martínez (4.8, 2.5 y 1.5), Iván Cruz (5.3 y 1.8), Huertas (debutó la pasada jornada) y el incombustible Javi Salgado (7.8, 1.8 y 6.0) suman mucha experiencia en ACB.

Además, sus dos estadounidenses, Jaylon Brown (13.8, 2.0 y 1.8) y Ben Lammers (12.8, 6.0, 2.8 tapones y sexto más valorado de la Liga), y el danés Kevin Larsen (13.5 y 4.8) están rindiendo a plena satisfacción.

El Bilbao Basket tiene muchos puntos fortísimos, pero también dos muy débiles: el rebote (promedia 28.3, la peor marca de Oro) y el acierto desde el arco (24.8%, solo mejor que el 24.4% del Melilla).

El BC, que con un 37.9% es el tercero con más puntería desde larga distancia, necesitará  imprimir un ritmo muy alto y jugar en toda la pista, un baloncesto que no le gusta a un rival que cuida muy bien el balón (solo 8.8 pérdidas por encuentro, el único de la Liga por debajo de 10).

El crecimiento de Braxton Ogbueze y Pablo Ferreiro, la solidez de Mirza Bulic, la solvencia interior de Jonathan Araujo y Michael Uchendu, la experiencia y el tiro de Sergi Pino, la muñeca –un tanto dormida en los últimos partidos– de Ty Sabin y el atleticismo y anotación puntual de Axel Louissant son los activos de la ‘marea naranja’, en la que Andrés Miso debutará en casa ya con una semana de entrenamientos encima.

El compromiso de hoy es de la máxima dificultad, pero al amparo de Riazor puede ocurrir cualquier cosa. Y más en esta Liga, la que no entiende de jerarquías.

¡Que viene un coco!