Muere un marinero de Malpica al volcar su barco en la dársena local

Diario de Bergantiños-2018-12-21-003-ccf50f76
|

La tragedia volvió a golpear ayer con fuerza a las gentes del mar de la Costa da Morte. Un día después de que cuatro marineros muriesen al sur de Fisterra en el naufragio del “Sin Querer Dos”, un vecino de Malpica de 49 años, José Ángel Sanjurjo Láuzara, perdía la vida en un naufragio ocurrido en la dársena malpicana.


El fallecido era el patrón del “Silvosa”, un pesquero de alrededor de doce metros de eslora que se dedica al arte de las vetas y en el que también estaban enrolados otros tres marineros de Malpica que salieron ilesos del accidente.


Todo ocurrió a las 4:45 horas de la madrugada de ayer cuando el “Silvosa” se disponía a cruzar las compuertas de la dársena, por las que instantes antes había pasado otro pesquero mientras otros esperaban turno dentro del muelle. 

Todo hace indicar que las fuertes corrientes que se forman hacia dentro y hacia fuera cuando se abre la cubierta desestabilizaron al pesquero, que se ladeó un poco y acabó golpeando con la proa contra las defensas de la dársena. En ese momento el patrón, que estaba dentro del puente, debió perder el control del barco, que volcó y en cuestión de minutos quedó con la quilla hacia arriba.


Dos de los tripulantes aprovecharon el momento en el que el “Silvosa” quedó escorado sobre las defensas para saltar a los neumáticos que configuran las mismas, escalar por ellas y ponerse a salvo. Un tercer marinero saltó al mar por el otro costado y tras alejarse a nado, fue rescatado del agua poco después aprovechando que la alarma se dio enseguida toda vez que en ese momento varios barcos ultimaban preparativos para salir a faenar.

Enganchado al aparejo
Menos suerte tuvo el patrón, José Ángel Sanjurjo, aunque dada la rapidez con la que se actuó muchos de los que participaron en el operativo mantuvieron viva en un primer momento la esperanza de rescatarlo con vida. Y es que pocos minutos después dos buceadores de Malpica se zambulleron en la dársena y ayudaban a liberar el cuerpo del malogrado marinero que estaba junto a un lateral del puente enganchado en el aparejo. Con anterioridad se había dado orden de cerrar la compuerta para evitar que las corrientes pudiesen arrastrar al náufrago mar adentro. Una vez liberado, el cadáver del marinero fue izado y recogido por una embarcación antes de acabar depositado en la zona del pantalán. Alrededor de las 7:30 horas, una vez se presentó la autoridad judicial,  fue trasladado al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña para realizarle la autopsia.


José Ángel Sanjurjo estaba soltero y vivía en la zona de Canido. Desde muy joven estuvo vinculado al mar y contaba con una dilatada experiencia profesional.

Barco reflotado
Las tareas de reflotado del pesquero no resultaron complicadas, toda vez que horas después el barco quedó en seco con la bajada de la marea. Efectivos de Protección Civil provistos de dos motobombas, aprovecharon para achicar el agua y como el navío no tenía dañada la línea de flotación– aunque sí algún que otro agujero en la parte alta de la proa, además del techo del puente roto– pudo ser llevado a flote sin problema hasta la zona del travelift.


A primeras horas de la mañana también culminaron las labores de retirada del aparejo del barco, parte del cual quedó enganchado en las propias compuertas. 

El patrón mayor de Malpica, Pedro Pérez Martelo, quiere agradecer la colaboración de marineros y armadores locales, así como la ayuda de los buzos Tono y Marcos y de Protección Civil.

Muere un marinero de Malpica al volcar su barco en la dársena local