Un día de fiesta con tintes reivindicativos

Copia de El Ideal Gallego-2015-05-02-002-10d7c803
|

La situación laboral es la que es y eso nadie puede negarlo. Pero más allá de las reivindicaciones pegadas a la realidad de los trabajadores coruñeses, ayer fue un día de fiesta y como tal lo vivieron algunas fuerzas sindicales. Además, todos se encargaron de recalcar que las marchas coincidieron con el 125 aniversario del primer Día del Trabajador, celebrado en Estados Unidos.
El PSOE y la UGT tampoco se olvidaron de todo un referente para ellos, Pablo Iglesias, y por ello como cada año visitaron la plaza dedicada a este político para realizar una ofrenda floral antes de salir en procesión hacia la reconquista de los derechos laborales. A los representantes de UGT les tocó madrugar aún más porque, junto a sus compañeros de Comisiones Obreras, vivieron otros minutos para el recuerdo en el cementerio civil de San Amaro.
Por su parte, entre la música de las gaitas y múltiples pancartas y consignas, en la protesta de la CIG se coló un guiño a  la campaña electoral. El candidato del BNG-Asembleas Abertas a la alcaldía, Xosé Manuel Carril, –y su compañero nacionalista Francisco Jorquera– se plantaron detrás de una pancarta acompañados por uno de los dos senegaleses que formaban parte de la lista del partido a las municipales y que fueron expulsados de la misma por la junta electoral. El otro excandidato también participó aunque se mantuvo en un segundo plano.
La CGT y CUT dieron mucho bombo a la música justo antes de salir de la plaza de Pontevedra. Con la canción “El vals del obrero” del grupo Ska-P, como banda sonora, y reivindicando “Resistencia” bajo una traca de petardos y fuegos, pidieron pan y techo para toda la ciudadanía.
Incluso para los niños, que siendo jornada festiva se confundieron con las nuevas generaciones sindicalistas. Más o menos contentos mostraron las camisetas y los gorros con los que los vistieron sus padres.
Otros ya más mayores recurrieron a los mandiles para recordar que eran del colectivo de trabajadores del hogar. Sin embargo, algunas de las imágenes más curiosas las protagonizaron las mascotas, también ataviadas para la ocasión.

Un día de fiesta con tintes reivindicativos