La junta de portavoces se reunirá dos veces por semana para decidir nuevas medidas

El Ideal Gallego-2020-03-19-014-ee8a42e4
|

La alcaldesa y los portavoces de las cinco formaciones que están presentes en la corporación municipal acordaron ayer reunirse dos veces por semana con el objetivo de actualizar la situación de la ciudad dentro del estado de alarma y acordar aquellas nuevas medidas que se puedan poner en marcha para afrontar problemas o abordar aspectos que aparezcan con el tiempo.

Los encuentros se llevarán a cabo los lunes y jueves y ayer la regidora, Inés Rey, y el portavoz municipal, José Manuel Lage Tuñas, informaron al resto de grupos de las medidas ya implantadas como el servicio de voluntariado, la supresión de la zona ORA o la habilitación gratuita del aparcamiento del Materno y el Oncológico para usuarios y trabajadores.

Además, la alcaldesa dio cuenta de las reuniones mantenidas entre el Centro de Coordinación Operativa de la Administración Local (Ceopal), dirigido por Inés Rey y el responsable de seguridad ciudadana, y el Puesto de Mando Avanzado para abordar diferentes asuntos así como de las soluciones que fueron acordadas. Como ocurre desde que comenzó la crisis por el coronavirus y, sobre todo, desde que se decretó el estado de alarma, la actitud de los grupos municipales fue “constructiva” y todos realizaron aportaciones, muchas de ellas vinculadas a cuestiones sociales.

Partidos
Desde el Partido Popular para este ámbito se plantearon ayudas para la conciliación en familias con menores de 13 años que necesiten cuidadores, mismo caso para las familias con personas dependientes a su cargo, problemas en el pago del alquiler o hipotecas derivados de la situación, o aumentos en la partida para emergencia social para afrontar nuevos casos de necesidad. Los populares reclaman ayudas para autónomos y pymes, incluyendo medidas fiscales y mayor agilidad en el pago a proveedores, ayudas a empleados por cuenta ajena 

La Marea Atlántica también planteó una batería de medidas en ambos ámbitos entre las que figuran más fondos para la renta y emergencia social y becas comedor; la exención de impuestos para familias, pymes y autónomos; crear una mesa con los agentes sociales y ajustes de emergencia en el presupuesto para incorporar el superávit. Además, reclaman medidas para colectivos como los sintecho, víctimas de violencia machista, mayores o dependientes, cuyos problemas se ven agravados con esta situación.

El nivel de coincidencia en las medidas propuestas fue bastante alto y desde el BNG se planteó la necesidad de asegurar la protección del personal municipal con exposición al público así como el refuerzo del servicio telefónico del 010, o de programas como las becas comedor o las ayudas de emergencia social. Su portavoz, Francisco Jorquera, explicó que también son necesarias iniciativas “dirixidas a favorecer a reactivación económica para mitigar o impacto desta emerxencia sanitaria”. Para ello consideran que es imprescindible llevar a cabo una reforma de la legislación estatal en aspectos como la capacidad de contratación por parte de los municipios, las reglas de gasto y la capacidad de endeudamiento.

Por último, Ciudadanos también planteó una serie de medidas como aprobar carencias y exenciones de pago de tributos municipales y abono de tasas de ocupación de vía pública a los que justifiquen que su actividad se vio afectada, el aplazamiento y pago fraccionado de impuestos municipales sin recargo, la devolución de la tasa de terrazas y una ventanilla única para resolver dudas al tejido económico de la ciudad.

El Ayuntamiento también anunció que para pasear a mascotas será necesario que lo hagan sus propietarios, llevar la documentación del animal, sujeto con correa y se deberá llevar una botella con detergente para limpiar la orina de los perros.

La junta de portavoces se reunirá dos veces por semana para decidir nuevas medidas