La CE propone que España reciba 21.300 millones de euros del programa de apoyo al empleo

Un camarero recoge el interior de un bar ante el cierre decretado para contener la pandemia | Ramon Gabriel
|

La Comisión Europea (CE) propuso ayer que España reciba 21.300 millones de euros del programa de la Unión Europea de mitigación de los riesgos de desempleo, llamado SURE, para financiar programas como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) surgidos por la pandemia.

“Tras las consultas con los Estados miembros que han pedido ayuda y tras haber evaluado sus solicitudes, la Comisión propone al Consejo que apruebe la concesión de ayudas financieras”, indicó la CE en un comunicado.

Bruselas propone que España acceda a 21.300 millones de euros, lo que la convierte en el segundo Estado miembro que podría recibir más dinero de este fondo de los que lo solicitaron hasta ahora, solo por detrás de Italia, para la que propone 27.400 millones.

España anunció el pasado 3 de agosto la solicitud a la CE de una financiación de más de 20.000 millones de euros a través de este instrumento, sabiendo que el importe final dependería de las cantidades solicitadas por el resto.

A continuación, tras conocer la propuesta de la Comisión, el Consejo de la Unión Europea determinará la cantidad de fondos que corresponde a cada país.

El crédito se desembolsará a los Estados que soliciten este instrumento en varios tramos, de manera que el primero podría recibirse en otoño de este mismo año y, el resto, en 2021.

SURE puede facilitar ayuda financiera por valor de hasta 100.000 millones en total a todos los Estados miembros, financiados con deuda comunitaria, para préstamos de apoyo a trabajadores, autónomos y empresas.

Las propuestas presentadas ayer  por la Comisión al Consejo para la adopción de decisiones de concesión de ayuda financiera ascienden a 81.400 millones de euros y se refieren a 15 Estados miembros, por el momento.

Los países que aún no hayan presentado una solicitud formal podrán hacerlo en el futuro.

Como respuesta a la crisis, la CE propuso SURE el 2 de abril y lo adoptó el Consejo el 19 de mayo.

Por su parte, la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, aseguró  que “la propuesta es un avance importante en la respuesta europea al Covid-19 en la línea defendida por España sobre la necesidad de una red de seguridad para los estados y las personas con instrumentos de estabilización económica y protección del empleo”.

 

Apuesta por el teletrabajo

Por su parte, las grandes empresas del país ultiman los preparativos para ofrecer a sus trabajadores una vuelta de las vacaciones lo más segura posible en un contexto marcado por el riesgo de rebrote del coronavirus, en el que el teletrabajo va camino de confirmarse como el gran aliado de la actividad económica.

Aunque muchas ya contemplaban por convenio la posibilidad de trabajar a distancia, la pandemia generalizó su uso entre las principales compañías del IBEX 35, las cuales reconocen estar reforzando este sistema para adaptarse a la incierta evolución de la emergencia sanitaria.

Según explican desde Telefónica, durante el confinamiento, en torno al 95 % de sus profesionales en España trabajaron en remoto, mientras que unos 2.000 alternaron sus labores desde casa con la asistencia presencial para mantener todos los servicios considerados esenciales.

Precisamente, el mantenimiento de determinadas actividades consideradas esenciales, como la industrial o la bancaria, durante el estado de alarma tampoco impidió que estos sectores apuesten por el teletrabajo.

La CE propone que España reciba 21.300 millones de euros del programa de apoyo al empleo