Louzán tiende la mano al BNG para conservar la presidencia de la Diputación de Pontevedra

El Ideal Gallego-2015-05-29-026-9c544f5e
|

Las hipótesis fundamentadas que apuntan a que el PSOE popondrá a la viguesa Carmela Silva como futura presidenta de la Diputación de Pontevedra ha provocado las primeras reacciones en las filas populares.
El presidente provincial del PP, Rafael Louzán, salía ayer al paso con unas declaraciones en las que ofrece un pacto al BNG para evitar que Caballero y los suyos tomen las riendas de la administración provincial.
Louzán apunta que “lo que está claro es que quien tiene la llave en este sentido es el BNG y creo que debe ser consecuente y reflexivo ante esta situación”. Y es que el presidente del PP advierte que “el BNG sabe bien o que le costaron las alianzas que hizo en Vigo con el PSOE de Caballero; consiguieron que el Bloque fuese fagocitado y que desapareciera en la ciudad más importante de Galicia”.
Es por ello que el ribadumiense entiende que “debe reflexionar sobre esto”. Además echa mano de ejemplos concretos para advertir que “es bien sabido que en muchos sitios el cabreo del BNG con el PSOE es claro, como puede ser en la Diputación de Lugo”.
Rafael Louzán entiende que el BNG debería “valorar” los acuerdos que en diferentes momentos se obtuvieron entre el gobierno nacionalista de Lores y la Diputación Provincial del PP durante “muchos años, y si estos deben primar por encima de las diferencias ideológicas”. Y es que el popular cree que el modelo de ciudad de la capital de provincia es una construcción conjunta de ambas administraciones y fruto de una buena sintonía.
Lo que está claro es que, perdiendo el PP la mayoría absoluta en la administración provincial, la llave de gobierno para un posible mandato de coalición la tiene el BNG que mañana dará cuenta de esta situación en el Consello Nacional. Será en este órgano donde, probablemente, se establecerá la posibilidad de pactar, con qué fuerzas y con cuales no.
Este nuevo panorama deja la decisión en manos del Bloque Nacionalista que debe decidir si apoya al Partido Popular (que cuenta con el mayor número de diputados, aunque no con la mayoría suficiente) u opta por el PSOE como aliado de gobierno en la administración provincial. Lo que está en juego también en todo este proceso de pactos y coaliciones es la “capitalidad” que tanto se lleva discutiendo desde hace años entre Pontevedra y Vigo.
Así las cosas la propuesta de Louzán deja el panorama político abierto de cara a la toma de posesión en la Diputación, que será en todo caso a partir del 13 de junio cuando se constituyan los gobiernos locales. 

Louzán tiende la mano al BNG para conservar la presidencia de la Diputación de Pontevedra