Los manifestantes ucranianos evidencian en Kiev la debilidad del Gobierno de Yanukovich

KIV04 KIEV (UCRANIA), 27/01/2014.- Un manifestante se echa una siesta al lado de una hoguera hecha con neumáticos en una barricada en Kiev, Ucrania, hoy, lunes 27 de enero de 2014. Los manifestantes opositores ucranianos desbloquearon hoy la sede d

Los manifestantes ucranianos pusieron ayer de nuevo de manifiesto la debilidad del presidente, Viktor Yanukovich, al asaltar el Ministerio de Justicia, ignorar las amenazas oficiales y desalojarlo solo tras la intervención de la oposición.
“Nuestro objetivo es bloquear las instituciones estatales para demostrar a todo el mundo que el actual Gobierno ha perdido el control. Asaltaremos todos los edificios oficiales hasta que le llegue el turno a la residencia de Yanukovich”, señaló un activista de Causa Común, protagonistas del asalto.
El incidente era más sangrante, ya que ocurría en víspera de la crucial sesión de la Rada Suprema (Legislativo), en la que se decide el futuro de Ucrania y la continuidad de las protestas, que se han extendido como un reguero de pólvora por todo el país.
Precisamente, Yanukovich celebró ayer una segunda ronda de negociaciones con los líderes opositores. Arseniy Yatsenyuk, líder de la oposición ucraniana, rechazó la propuesta del presidente para liderar el Gobierno como primer ministro.
Gobierno y oposición, sin embargo, acordaron derogar las leyes antiprotesta que fueron votadas el 16 de enero llevando a la radicalización del movimiento en Kiev.
También estuvieron de acuerdo en la adopción de una ley de amnistía para los detenidos, pero solo con la condición de que se abandonen los edificios públicos ocupados.
Mientras, en el edificio ministerial, al que pudo acceder la prensa, se veían columnas bien organizadas de opositores armados con palos, más parecidos a milicianos que a manifestantes pacíficos, que subían y bajaban a la carrera la escalinata del ministerio, edificio situado a medio kilómetro del “Euromaidán”, la plaza que es el centro de las protestas.
Los manifestantes hicieron oídos sordos durante horas a las amenazas de la ministra de Justicia, Yelena Lukash, quien advirtió de que si no desalojaban de inmediato el inmueble pediría a las autoridades que declararan el estado de excepción.
Al cierre de esta edición, los manifestantes controlaban ya varios edificios gubernamentales, como el Ayuntamiento y la Casa de los Sindicatos, que tomaron en noviembre, y la Casa Ucraniana, antiguo Museo Lenin.
Tuvieron que hacer acto de presencia representantes del partido nacionalista Svoboda para garantizar la devolución del edificio a las autoridades, aunque los manifestantes lo celebraron como si fuera una victoria.

Los manifestantes ucranianos evidencian en Kiev la debilidad del Gobierno de Yanukovich

Te puede interesar