La política de la Marea empuja a otra entidad a cancelar todas sus fiestas

12 febrero 2018 A Coruña.- La Asociación de Comerciantes Castrillón Eirís Monelos, Acocem, llenó el parque de Oza de música, magia animación y disfraces para celebrar el Carnaval
|

Las políticas de colaboración de la Marea con el asociacionismo coruñés han sumado un nuevo organismo damnificado, según interpreta el mismo, y a estas alturas de 2018 ya son tres los que han anunciado la suspensión de fiestas por los problemas supuestamente puestos por el Ayuntamiento. La Asociación de Comerciantes de O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem) ha sido la última en anunciar que no celebrará más grandes eventos al menos “hasta mayo”, esperando ver los resultados de las elecciones municipales, debido a la negativa del Consistorio a reservarles una de las subvenciones destinadas al sector por los actos celebrados el pasado Carnaval. 

Todavía quedan dos meses para que acabe el año pero, además de los distintos encontronazos entre la Concejalía de Empleo y Economía Social y el sector comercial por las incertidumbres en el pago de las ayudas del año pasado y el retraso de la nueva convocatoria de concurrencia competitiva, el Ayuntamiento ha provocado la cancelación de actividades organizadas por hasta tres agrupaciones. La última en sumarse a este viraje en su programación para dinamizar el consumo ha sido la Asociación de Comerciantes de O Castrillón, Eirís y Monelos debido a que las reuniones para conseguir que la Marea –que extravió la documentación después de que se la enviasen por registro– acepte incluir el Carnaval de la entidad como un evento subvencionable dentro de la línea de este año han resultado infructuosas. 

La presidenta del colectivo, Mariló Fernández, recalca que las últimas explicaciones que les dio el concejal de Empleo, Alberto Lema, que gestiona igualmente el área de Comercio, fueron “penosas e incalificables” y que se trató de “mentir”. En este sentido, lamentó que los criterios recogidos en las bases de la concurrencia competitiva poco tengan que ver con la labor de un comercio y criticó que los remitiesen a presentarse el año que viene. Según su versión, Lema les dijo que eran los comerciantes los que habían “hecho las bases y que estábamos de acuerdo”, cuando desde que se anunció la concurrencia competitiva en sustitución de los convenios nominativos todas las asociaciones se quejaron.

Distintos desencuentros
Por ello Fernández advirtió de que al menos “hasta mayo cancelamos” todas las citas de gran formato para las que deberían contar con la colaboración municipal. Sí harán, no obstante, acciones como el reparto de caramelos e intentarán lograr el impulso de la Xunta para retomar el Día de la Familia, que suspendieron en 2017 por las trabas locales.

Hace escasas semanas fue la Asociación de Vecinos de Novo Mesoiro fue la que anunció que no hará más eventos debido a que el Gobierno local quería cobrarles por el uso del pabellón municipal en Samaín. Otra opción que se les dio era más cara, por lo que trasladaron el magosto al centro cívico y renunciaron a más fiestas. Lo mismo ocurrió con la Asociación de Comerciantes Boulevard de Elviña, que en los últimos meses suspendió un evento por la nueva ley de espectáculos de la Xunta pero que antes ya había tenido que suprimir otro por la falta de permisos municipales.

La política de la Marea empuja a otra entidad a cancelar todas sus fiestas