Avalado por su ‘profesor’

Abelardo Fernández, en la campaña 18-19 con la escuadra de Mendizorroza, donde coincidió en la segunda parte del curso con el deportivista Rolan | efe
|

A la espera de una nueva oportunidad laboral después de su experiencia del pasado curso en el Espanyol de Barcelona, el exjugador internacional y entrenador Abelardo Fernández expresó a dxt su convicción de que su pupilo en el Alavés en el curso 18-19, Diego Rolan, reúne las condiciones idóneas para triunfar con el RC Deportivo en Segunda B.

“Diego Rolan se trata de un jugador de mucha calidad, técnico, y que posee velocidad y una gran capacidad goleadora”, destaca el míster asturiano, que pormenoriza acerca de las prestaciones de un futbolista internacional con Uruguay, que en su opinión se adapta a la perfección al puesto de enganche, metros por detrás de un ‘9’ nato, como en el cuadro coruñés podrían ser Claudio Beauvue o Miku.

“Lo tuve a mi disposición en la segunda parte de la temporada 18-19 en el Alavés y siempre lo he visto como un mediapunta, un segundo punta para jugar por detrás de un delantero referente. Tiene unas grandes condiciones para jugar, debe explotarlo en el Deportivo en Segunda B”, agregó.

El ‘Pitu’ considera que a nivel personal el atacante no acusará problemas de adaptación, si bien matiza que el carácter del futbolista es más bien introvertido.

“A nivel personal en el tiempo que estuvo conmigo demostró que es un chico más bien tímido, pero a la vez cercano y educado”, expresó.
En este sentido, Abelardo asegura que Diego Rolan va a hacer gala de su profesionalidad a la hora de defender los intereses del Depor con la máxima intensidad, incluso en  una categoría como la de bronce, que en principio se encuentra por debajo de su calidad deportiva.
“En el momento en el que se suma a los entrenamientos del Deportivo, seguro que está centrado en actuar con ellos en Segunda B y que dará lo mejor de sí mismo, es competitivo y se adaptará, como todo el club en sí, a la nueva categoría”, añadió.

Enfocado a nivel colectivo en el desafío de retornar al fútbol profesional que la entidad de la Plaza de Pontevedra debe encarar a lo largo del presente ejercicio 20-21, el preparador gijonés espera y desea que un histórico campeón de Liga esté de regreso lo antes posible en la élite estatal, sin estancarse en una Segunda B que le queda —en su opinión— muy pequeña a la escuadra de Riazor.

“Todos sabemos que el Deportivo no es un equipo de Segunda B pero tiene que afrontar una realidad; es un firme candidato a regresar cuanto antes al fútbol profesional. Segunda B es una categoría que no le pertenece. Esperemos que este sea un año de transición hacia Segunda”, dijo.

Avalado por su ‘profesor’