“Hace un año, la situación era límite; hoy estoy tranquilo”

Lendoiro exhibió una publicación de cuando el Deportivo era el cuarto mejor equipo del mundo pedro puig
|

El día después de haber arrancado la campaña electoral en el colegio Salesianos, Augusto César Lendoiro defendió en la sala de prensa de Riazor su capacidad para sacar adelante el convenio de acreedores que el club tiene que firmar el  10 de enero.
“El club tiene perfecta y clarísima viabilidad. Cuando escucho que el club está en máximo riesgo me recuerda a lo que hace 25 años decían algunos que se retiraron porque decían que no podían hacer frente a la situación económica y era porque no tenían avales. El Deportivo está infinitamente mejor que hace dos o tres años. Yo hoy estoy tranquilo, totalmente tranquilo. Hace un año no estaba tranquilo, estaba convencido de que la situación era límite”, reconoció el presidente y candidato a la reelección en la asamblea del 21 y 22 de enero.
Lendoiro, que abogó por una “campaña lo más deportiva posible” y por no caer en el insulto “porque sería hacer algo que el socio no se merece”, está obligado a llegar a un acuerdo con Hacienda, su mayor acreedor, que propone abonar en ocho años la deuda privilegiada con el pago del 2 por ciento de intereses, mientras que al resto del crédito se le aplicaría una quita del 45 por ciento a pagar en diez años.
 “Lo único en lo que no es viable el Deportivo es si alguien se empeña en que la deuda se pague en ocho o diez años. En ese caso no sería en absoluto viable”, declaró.
Se mostró dispuesto a renegociar los años de espera, pero no admite pasar de los 17 que incluye la propuesta del Deportivo a los que pretende Hacienda. “El único convenio que se puede entender, que se puede llevar a cabo con una tolerancia normal, es el del Deportivo. Se podrá discutir dos años arriba o abajo”, manifestó Lendoiro, que no ve “ninguna posibilidad de cumplir el convenio de Hacienda”, del que criticó las aportaciones de capital que recomienda.
“En él está prevista una aportación de 3 millones de euros al año. Cuando hicimos la ampliación de 60 millones, y eso que era en los mejores momentos del Deportivo, no llegamos a cuatro millones. Así que de ningún modo se va a poder cumplir”, insistió. El convenio centra la atención del dirigente hasta tal punto que está “dispuesto a un debate con los otros candidatos, pero solo” para hablar de ese asunto.
“Es el único tema en el que debe haber consenso. Lo que es importante es que estemos de acuerdo todos (los candidatos) en ese sentido porque no puede ir uno por libre”, expuso.
Lendoiro apuntó que “no hay problema para llegar a un acuerdo con los acreedores ordinarios y subordinados” y señaló que “parece que no hay problema para un acuerdo especial con los bancos”.
También explicó por qué ha convocado elecciones en este momento crucial para el Deportivo. “Porque tengo que convocarlas, porque es mi obligación. Otra cosa es que piense que eso es bueno o no para el Deportivo, pero no vamos a entrar en ese debate porque hay elecciones. En lo que deberíamos estar centrados de verdad es en el tema del convenio, en unificar criterios, y, después, pensar en el ascenso. Que no haya ningún otro tema que pudiera dividir a la gente”, indicó.
Lendoiro reveló que “hace dos o tres meses” ofreció a los acreedores principales un puesto en el consejo. “Pero no lo aceptaron en su momento”, aclaró.
El presidente se mostró “totalmente convencido” de que su equipo de trabajo es el que “mejor” puede “sacar adelante” el convenio de acreedores. “Conocemos perfectamente las posibilidades que da el Deportivo”, declaró.

“Hace un año, la situación era límite; hoy estoy tranquilo”