José Manuel Casañ | “A mí me tenéis que matar para bajarme del escenario y dejar de hacer temas”

José Manuel Casañ, durante un concierto de Seguridad Social
|

Tal y como reclaman, no es un encuentro puntual de bandas nostálgicas, sino que son grupos que todavía siguen en activo y con ganas de recordar buenos tiempos. Así se presenta Seguridad Social al “Yo fui a EGB” que se celebra el sábado en el Coliseum, tal y como explica su líder, José Manuel Casañ.  

 

¿Qué se va a poder esperar el público de su concierto en la cita del sábado?

Somos un grupo que tenemos una trayectoria larga y, la verdad, es que tenemos muchos discos, yo tendré editadas como más de 200 canciones. Vamos a intentar hacer un compendio de las canciones principales, o más importantes, de alguna manera, de nuestra carrera, de casi 40 años.

 

El festival trata de recordar la época de EGB, pero ¿cómo era José Manuel Casañ en EGB?

Yo era un perillán, un malandrín, era un rebelde punk (risas). La verdad es que era un poco salvaje en esa época, lo tengo que reconocer.

 

¿Y cómo recuerda la época de los ochenta y principios de los noventa como banda?

Los ochenta fueron una época muy dura, porque éramos un grupo que hasta casi los noventa no empezamos a despegar con cierto éxito. Fueron tiempos convulsos, tendemos a tener una memoria positiva y por ello tendemos a tener una visión ideal de la época, porque las infraestructuras y los medios tampoco estaban muy por la labor.  

 

Y echando la vista atrás, ¿hay algo que echen de menos?

Ya te digo, la infraestructura estaba muy mal, la industria si que empezaba a vender discos, aunque hoy en día esté destruida, pero, sobre todo, lo que echo de menos es la libertad para hablar de todo lo que quería, ahora tenemos una censura mucho más brutal de la que había entonces.

 

¿Cuáles eran los referentes de Seguridad Social durante esa época?

En los setenta eran The Beatles y Elvis Presley; en los ochenta Sex Pistols, The Clash, siguen los anteriores, pero por supuesto nos hacemos mucho más punkis; luego ya en los noventa, hay una corriente con la que nos volvemos más eclécticos y nos atrevemos a mezclar cosas.

Comentaba hace poco que, aunque lleve muchos años en esto, a corto plazo no tiene pensado jubilarse.

Ni a corto, ni a largo, a mí me tenéis que matar para bajarme del escenario (risas), para que deje de hacer temas... matarme... tenéis que matarme. Sé que no voy a hacer nada mejor que eso en mi vida, te lo digo de verdad, puedo ser más bueno o más malo, me da igual, pero mejor que eso no voy a hacer nada, y que me guste, menos aún. Igual que decía Keith Richards, seguimos de gira porque podemos.

 

Si el grupo naciera hoy en día, en la época de internet, ¿lo llamarían igual?

Te lo planteo de otro modo. Si yo llego a saber que iba a durar tanto, en lugar de Seguridad Social le habría puesto un latinajo o algo para que durara. Nunca fuimos conscientes de que fuera a durar más que el día siguiente.

José Manuel Casañ | “A mí me tenéis que matar para bajarme del escenario y dejar de hacer temas”