Rubine permanecerá cortada “de ocho a diez días” por los efectos del temporal

|

El temporal, que ayer aún se mantenía amenazante aunque la alerta había bajado del nivel rojo al naranja, no perdonó y dejó un amplio reguero de incidencias por toda la ciudad. Sin embargo, la que cobró mayor protagonismo fue la de la avenida de Rubine, en donde la limpieza de la arena arrastrada por el mar a tierra firme descubrió un pequeño agujero en la calzada. La circulación quedó cortada desde primera hora de la mañana porque la muesca se fue convirtiendo en socavón a medida que avanzaba la jornada. Al final los operarios dieron con una avería en la red de saneamiento que obligará a mantener cerrada la calle “entre ocho y diez días”. 
Los vecinos del entorno de Rubine amanecieron ayer con una sorpresa especial. El mar se comió literalmente la avenida hasta el punto de que hubo que cavar una zanja de grandes dimensiones para solucionar el problema encontrado. Pese a lo espectacular del agujero, el director de Seguridad Ciudadana, Carlos García Touriñán, explicó que las olas que tomaron el paseo tanto en la tarde del lunes como de madrugada no fueron las causantes del boquete. 
“El temporal detectó el socavón: mientras estábamos limpiando la calle debajo de la arena apareció un hueco y tuvimos que agujerear para ver qué lo causaba”, concretó. “Tenemos que ver hasta donde llega el problema”, afirmó a primera hora de la mañana de ayer, mientras que al cierre de esta edición las cuadrillas del Ayuntamiento seguían excavando.
 Destacó que todas las medidas tomadas ayer y las obras de arreglo de la zona se prolongarán al menos “entre ocho y diez días”, en los que el tráfico sufrirá ligeras modificaciones.
El Ayuntamiento comentó más tarde que los trabajos se centraron en localizar “un colector da rede de saneamento”. Según aclararon “arrastrouse area a este pozo, que ten arredor de oito metros de profundidade e 1,5 de diámetro, o que obturou varios dos tubos da rede”. 
El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela; la de Medio Ambiente, María García; el de Movilidad Sostenible e Igualdad, Daniel Díaz Grandío, y la de Igualdad y Diversidad, Rocío Fraga, pasaron por el lugar para supervisar la actuación.
Tras detectar el deterioro del sistema que fluye bajo tierra se determinó el mantenimiento de la zanja durante unos días, por lo que solo los residentes en la calle podrán acceder a sus garajes desde la plaza de Pontevedra. 
El resto del tráfico que se dirigía a esa plaza por Rubine será desviado por la calle de Riazor hacia Alfredo Vicenti y, en sentido contrario, por Modesta Goicouría. Hoy, día de afluencia normal de vehículos, se pondrá a prueba la respuesta de los conductores.

Rubine permanecerá cortada “de ocho a diez días” por los efectos del temporal