Dimite Castelao Bragaña tras asegurar que las mujeres están para violarlas

jose manuel castelao bragaña conversa con beatriz mato efe
|

El exdiputado del PPdeG José Manuel Castelao Bragaña presentó ayer su dimisión como presidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior después de la polémica que generó su declaración pública de que “las leyes son como las mujeres, están para violarlas”.

La ministra de Trabajo, Fátima Báñez, propuso al político de Valga como presidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, un órgano consultivo y asesor adscrito al Ministerio de Empleo.

Precisamente, en el transcurso de una reunión interna del órgano que se celebró el martes, un día después de su nombramiento, fue cuando pronunció la frase que provocó la protesta de otros integrantes del consejo que representa a los emigrantes.

La desafortunada frase se produjo cuando el pasado martes, Castelao Bragaña estaba reclamando el acta de la reunión a la mesa de educación del consejo que representa a los emigrantes, pero faltaba un voto para formalizar el documento. “No pasa nada. ¿Hay nueve votos? Poned diez. Las leyes son como las mujeres, están para violarlas”, dijo, según varias de las personas que estuvieron en la reunión.

El político gallego confirmó que presenta su dimisión “por motivos personales” y quiso dejar claro que “nadie” le había pedido hasta el momento que abandonase el puesto.

El de Valga reconoció que “existieron” las palabras que originaron la polémica, “pero no con el sentido que quiso dársele”. Perceptiblemente emocionado sostuvo que “lo que quería decir es lo contrario” y no tuvo ánimo de ofender “a nadie y menos a las mujeres”, por las que dijo sentir “admiración”.

“El dolor que tengo es como si uno tiene una flor en su casa y la cuida todos los días y se le marchita igual. Eso duele más”, describió. No obstante, sus palabras provocaron que miembros presentes en el consejo redactasen un escrito exigiendo disculpas. n

Dimite Castelao Bragaña tras asegurar que las mujeres están para violarlas