Los delitos de lesiones por accidentes laborales crecen en un 20% en 2012

25 octubre 2013 A Coruña.- Herido grave en O Parrote un obrero tras caerle encima parte de una grúa
|

El grave accidente que tuvo lugar el jueves en las obras de O Parrote, donde un operario de 57 años resulto herido al cáersele encima parte de una grúa, no es más que el ejemplo más reciente y visible de uno de los efectos más perversos de la crisis: la inseguridad laboral que trae consigo el empleo precario. Es una conclusión que se desprende de la memoria de la Fiscalía Superior de Galicia de 2012, que muestra una variación de un 19,92% en los delitos de lesiones por accidente laboral en tan solo un año. De 472 casos incoados en la provincia en 2011, se pasó a 566 en solo un año, mientras que el delito de riesgo sin resultado lesivo, es decir, someter al trabajador a una tarea peligrosa sin las debidas precauciones, se ha duplicado, pasando de 177 en 2011 a 385 en 2012.
Al remontarse más en el tiempo, la fiscalía traza una gráfica con una pronunciada pendiente de subida en los delitos incoados de riesgo sin resultado lesivo. De 2007 a 2010 no pasan de 4, pero en 2011 sufrió un impresionante ascenso hasta los 177 delitos y el año pasado se duplicó esta cifra, lo que la propia fiscalía considera “un aumento apreciable”. La situación es tal que el organismo aconseja de forma insistente en que es necesario crear en A Coruña “órganos judiciales especializados en materia de siniestralidad laboral”.
Además, pide que se incremente el número de funcionarios en la oficina fiscal destinados a estas funciones en “la medida de lo posible”. El fiscal superior, Carlos Varela, pone sobre la mesa la conveniencia de una modificación legal: “Sin descartar el carácter de tramitación preferente de determinados tipos delictivos por su repercusión económica o social de trámites privilegiados en el código procesal”.

bajón económico
Pero si el fiscal está preocupado por el aumento sin precedentes de los delitos de siniestralidad, no lo están menos los propios sindicatos, que son los primeros en conocer muchas de las historias que acaban en los juzgados.  El secretario comarcal de UGT, José Carrillo, lo explicaba desde la Fábrica de Armas, donde lleva días encerrado con sus compañeros para exigir que la Xunta finalice los trámites que permitirán ceder la planta de Pedralonga a una empresa privada. “Os accidentes en xeral baixaron, pero só porque baixou a actividade económica”, asegura el sindicalista.
Para Carrillo, las estadísticas oficiales solo reflejan una parte de los siniestros que tienen lugar. “Estamos seguros que a maior parte da xente non os denuncia. Só se é algo moi grave, como un oso roto que non quedou ben, a xente pide a baixa, porque sabe que senón o poden despedir porque coa reforma laboral é doado facelo”, afirma.
El temor a perder el trabajo también es la causa de que el trabajador acepte someterse a unas condiciones laborales que pueden llegar a resultar peligrosas sobre todo cuando se trata de subcontratas eventuales. “As empresas teñen ademais protocolos de actuación falsos que lles ofrecen os seus gabinetes xurídicos pero que nunca poñen en práctica”, denuncia el secretario comarcal de UGT.

Los delitos de lesiones por accidentes laborales crecen en un 20% en 2012