Invasión en Abegondo

Copia de Deporte Campeón-2015-05-01-004-0bc439a3
|

 

Los Riazor Blues se presentaron en el entrenamiento vespertino de ayer en Abegondo. Su intención era tirar de retranca y retar a los deportivistas para echar una “pachanga” como la que parecieron jugar los blanquiazules en Elche. Ya en la ciudad deportiva, la protesta consistió en cánticos desde la grada, invasión de campo y tenso diálogo con algunos jugadores.
Los primeros aficionados ya estaban en la ciudad deportiva a las 17.30 horas, cuando iba a empezar el entrenamiento. Bajo una intensa lluvia, los futbolistas pisaron el césped a las 17.50 y, quince minutos después, comenzaron las protestas.
Lo primero fue colgar en la grada una pancarta en la que se leía “Nosotros con orgullo”. Y entonar algunos cánticos que ya han sonado en Riazor en numerosas ocasiones. Insistieron en una palabra: “mercenarios”.
“Pasan los años, pasan los jugadores, la directiva mañana ya no está, yo quiero al club, quiero la camiseta, los mercenarios se tienen que marchar”, fue el primer cántico, que repitieron. “Somos el Depor, nosotros somos el Depor”, también formó parte del repertorio.
“Esta camiseta no la merecéis” y “jugadores mercenarios” sonaron igualmente en Abegondo, donde pidieron la dimisión de la directiva.
En el complejo, estaba el responsable de seguridad del club, Juan Lagarda, personal de seguridad privada contratada por el Deportivo para la ocasión y también una dotación de la Guardia Civil. El despliegue resultó insuficiente para contener la avalancha. Uno tras otro, alrededor de veinte aficionados saltaron de la grada al campo y comenzaron la ‘pachanga’. Tocando el balón en el campo mientras el Deportivo hacia la primera parte del entrenamiento.
No se reprimieron, no encontraron oposición, y avanzaron hasta el segundo campo, donde estaban los blanquiazules. Allí mantuvieron un tenso diálogo con algunos futbolistas. Entre ellos estaban Luisinho, Laure, Insua, Lux, Álex Bergantiños y Lucas. De todos ellos, solo se prolongó la conversación con Lucas. A Álex Bergantiños le recriminaron, como toda la temporada, sus declaraciones posteriores al asesinato de Jimmy en Madrid, cuando condenó la violencia y dijo que, si quedaba demostrado que había socios del Deportivo implicados en la pelea estos deberían ser expulsados de Riazor. Al centrocampista le apartaron los ultras en el entrenamiento y, pasados unos minutos, se apaciguaron un poco los ánimos.
El equipo siguió entrenando y los aficionados se apostaron en uno de los laterales, desde donde les recriminaron la poca intensidad de Elche.
El resto del entrenamiento posterior a la goleada de Elche transcurrió con relativa normalidad, ya sin los titulares en el césped y la grada más calmada.

Invasión en Abegondo